A ningún partido se le escapa que casi el 18% de la población ocupada son autónomos. Los programas de las cuatro grandes formaciones están plagados de guiños a este colectivo conscientes de su poder decisivo. Leyes de segunda oportunidad, cuotas progresivas o autónomos S.L son algunas de las propuestas para el 26-J.

España cuenta actualmente con casi 3,2 millones de trabajadores por cuenta o propia, o lo que es lo mismo, un 17,67% de su población ocupada son autónomos. El peso de este colectivo tiene relación directa con la estructura propia del mercado español: el 99,8% de las empresas son pymes y el 95,8% se clasifican como microempresas (0-9 trabajadores), según los últimos datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

“Si a los autónomos les va bien a España le va mejor”, señalan desde la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA).

La última legislatura ha supuesto un antes y un después para los trabajadores por cuenta propia; “la que más se ha legislado a favor de los autónomos”, explican desde ATA. El primer cambio fue la reforma laboral de 2012, que según el colectivo “dotó de la flexibilidad necesaria para frenar la sangría de empleos”.

Otras medidas para incentivar la actividad de los autónomos fueron la tarifa plana de 50 euros para emprender, la tarifa plana de 100 euros para emplear o la última reforma fiscal, la cual supuso la primera subida salarial del sector en 7 años.

Sin embargo, todavía falta mucho por hacer y quedan pendientes grandes promesas electorales como las cuotas de cotización progresivas. Entre las principales demandas de ATA está el consolidar la tarifa plana de los seis meses actuales al año, adaptar la cotización a los rendimientos, cambiar la periodicidad de mensual a trimestral, desarrollar la figura del autónomo a tiempo parcial, ampliar los mecanismos de segunda oportunidad para autónomos persona física o la inclusión de los representantes del sector en el diálogo social.

“Solucionar la vida a los autónomos no es inalcanzable, no supone obligatoriamente un alto coste a las arcas públicas y no es complejo. Fomento, consolidación, no discriminación y diálogo. Esos son los cuatro ejes para solucionar la vida a los autónomos”, sostiene la Asociación en un comunicado.

Ningún partido político es indiferente a influencia decisiva que tendrá este colectivo en los próximos resultados electorales. Tanto la derecha como la izquierda han puesto toda la carne en el asador para atraer los votos de los autónomos y pequeños empresarios.

¿Quién da más en la pugna por los emprendedores?

Unidos Podemos

En primer lugar la formación morada responde a la petición de las cuotas a la Seguridad Social porcentuales y progresivas en función del rendimiento neto de los autónomos. Actualmente la cuota depende de la base de cotización que elija el trabajador, un sueldo teórico prefijado por el Gobierno al que se aplican los porcentajes.

La cuota de autónomos a pagar en 2016, para la base mínima, incluida la Incapacidad temporal y la cobertura para riesgo durante el embarazo y la lactancia, sería el 29,90 % de 893,10 euros. Es decir, 267,03 euros mensuales de cuota. La base máxima está fijada en los 3.642 euros mensuales a los que se aplicaría el mismo porcentaje.

El partido de Pablo Iglesias propone aumentar la progresividad en función de los ingresos para aquellos que facturen por encima del salario mínimo y un alta gratuita para los que no alcancen esta cuantía (655 euros mensuales). También se propone la equiparación del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) al Régimen General de la Seguridad Social y posibilitar el pago trimestral en lugar de mensual de las cotizaciones a partir del inicio de la actividad, actualmente es desde el primer día del mes en que inicias la actividad.

Otro compromiso de la formación es el de analizar la creación de un régimen de cotizaciones a tiempo parcial que permita estar empleado por cuenta propia a media jornada y crear la figura del autónomo de responsabilidad limitada, de modo que sólo responsan a sus deudas con los bienes profesionales que ellos decidan asociar a su actividad y no con todo su patrimonio.

En alusión directa a las peticiones de ATA, Unidos Podemos propone también incluir a los autónomos en las mesas de diálogo social a través de las organizaciones que los representan y reestructurar el régimen de segunda oportunidad para incluir tanto a personas físicas como jurídicas.

“Los procesos de resolución deberán incluir todas las deudas generadas en su actividad anterior, incluidas las deudas con la Seguridad Social y Hacienda. Asimismo, facilitaremos el acceso a la asistencia jurídica en los procesos concursales y favoreceremos la mediación extrajudicial”, concreta el programa.

Ciudadanos

El partido de Albert Rivera va un paso más allá y promete que los autónomos no pagarán cuota si sus ingresos están por debajo del salario mínimo interprofesional. Respecto al resto de casos, se comprometen también a que cada trabajador cotice en función de sus beneficios.

“La cuota no será una barrera para quienes son el corazón de nuestra economía”, señalan en su programa.

Entre los puntos fuertes de la formación naranja están las medidas en materia de conciliación familiar. Desde Ciudadanos proponen más ayudas y apoyo a las trabajadoras por cuenta propia durante y después del embarazo.

La raíz del problema se encuentra en que con la actual legislación “la decisión de tener hijos está penalizada”, según sostienen en el partido. Bonificar la cuota de autónomos en su totalidad durante la baja por maternidad y las cuotas sociales del trabajador durante la sustitución es la principal apuesta de Ciudadanos en este sentido.

Por otro lado, el partido de Albert Rivera se compromete a recuperar las bonificaciones derogadas por el actual Gobierno en funciones a trabajadoras autónomas que se reincorporen después de dar a luz y a mejorar los sistemas de prestaciones y ayudas tanto en el parto como durante la baja por maternidad.

Partido Popular

No es ningún secreto que esta legislatura ha sido especialmente intensa en materia de regulación para los autónomos. La tarifa plana para nuevos autónomos, la de contratación indefinida, rebajas fiscales o ampliación de las bonificaciones son algunas de las medias estrella puestas en marcha por el Partido Popular durante los últimos cuatro años.

Sin embargo, el programa del actual Gobierno en funciones es el menos incisivo en esta materia y se limita a potenciar medidas que ya están funcionando como la Ley de apoyo a emprendedores y su internacionalización o el Fondo de Pago a Proveedores.

“Sabemos que la inquietud de nuestros emprendedores les lleva a asumir riesgos que afectan a su bienestar propio y, al hacerlo, sientan las bases de la mejora de nuestra economía. Por eso, hemos adoptado un gran número de medidas de apoyo al emprendimiento, especialmente a pymes y trabajadores autónomos, como factor clave para la recuperación económica y la generación de empleo”, destaca el programa de Mariano Rajoy para las generales.

PSOE

El Partido Socialista se une a las peticiones de Podemos y Ciudadanos y también propone que los autónomos coticen en función de sus rendimientos netos. Esta media estaría en consonancia con el tantas veces citado “Pacto de Toledo”, una de las principales consignas de Pedro Sánchez en campaña.

Otro punto en común con el resto de formaciones en la oposición es el de garantizar que los autónomos que no emprenden por primera vez, ya sea por un fracaso o por haberse acogido a segunda oportunidad, tengan los mismos incentivos y medidas de apoyo que los nuevos emprendedores. Una figura que han bautizado como “Segunda Start-Up”.

La formación hace especial hincapié a la necesidad de que esto sea aplicable también a las entidades financieras públicas, como el ICO o el CDTI; “que deben valorar positivamente a los emprendedores que hayan emprendido con éxito o fracaso proyectos con anterioridad”, señalan en su programa.