La aerolínea del grupo Globalia aseguró haber alcanzado un acuerdo con el Ministerio de Fomento por las “discrepancias” sobre cómo aplicar las ayudas públicas a los vuelos de Canarias y Baleares. Pero la compañía ha recurrido la sanción de 17,7 millones impuesta por el Ejecutivo para intentar rebajar el importe.

Air Europa consiguió cerrar el pasado noviembre la investigación administrativa que realizaba el Ministerio de Fomento por el presunto fraude de la aerolínea en el cobro de ayudas públicas por los billetes a Canarias y Baleares. Desde la propia compañía se habló entonces de que se trataba de un acuerdo con el Gobierno que servía para dirimir las “discrepancias” acerca de cómo aplicar el cobro de las subvenciones.

El acuerdo implicaba una sanción impuesta por la Dirección General de Aviación Civil, dependiente de Fomento. Air Europa pagó entonces a Aviación Civil un total de 17,73 millones de euros para subsanar la “aplicación incorrecta” de las bonificaciones de los vuelos con los territorios extrapeninsulares –que cuentan con una subvención del 50% del precio del billete para los residentes- desde 2010 y hasta 2015.

Sin embargo, parece que la sanción no estaba del todo acordada entre las partes. Air Europa ha presentado un recurso contra la decisión de Fomento con el objetivo de rebajar la cuantía de la multa, según desvela la propia compañía en las cuentas depositadas en el Registro Mercantil y a la que ha tenido acceso SABEMOS.

La aerolínea del grupo Globalia entiende que Aviación Civil ha utilizado “hipótesis muy restrictivas” para el cálculo del importe que debía devolver a las arcas públicas. Y, aunque la compañía ya ha abonado los 17,7 millones, abre ahora una batalla legal para impugnar la cuantía.

El presunto fraude está ahora siendo investigado también en la Audiencia Nacional. El juez Eloy Velasco mantiene abierto un proceso penal por el cobro indebido de las ayudas públicas no sólo por parte de Air Europa, sino también por otras sociedades del grupo Globalia (singularmente, su red de agencias Halcón Viajes). Globalia ha depositado otros 19,2 millones en la Audiencia para hacer frente a posibles responsabilidades ligadas al cobro irregular de parte de las subvenciones.

Inflar el precio del billete para cobrar más subvención

La aerolínea está siendo investigada ahora en la Audiencia Nacional por la presunta creación de un sistema para poder cobrar esa subvención pública del 50% de la tarifa aplicándola a billetes que no podían acogerse a ella o por cuantías mayores a las correctas. Las compañías sólo pueden aplicar el descuento en los billetes con tarifas públicas –registradas en Aviación Civil-, pero Air Europa podría haber estado reclamando el pago de la subvención al Ministerio de Fomento para billetes con descuentos promocionales o incluso gratuitos.

Según informó en exclusiva SABEMOS, documentos internos de la compañía aérea muestran de manera detallada la fórmula diseñada para enmascarar las presuntas irregularidades y que habría estado en funcionamiento al menos desde 2008. En estos documentos, directivos de Air Europa explican que la compañía utilizaba para ello los acuerdos promocionales con diferentes asociaciones y empresas a los que aplicaba descuentos en el precio de sus billetes (o incluso a los que regalaba enteramente los billetes).

La aerolínea pactaba con estos colectivos la manera de efectuar un pago por el importe de una tarifa completa para embolsarse la subvención de Fomento y, posteriormente, Air Europa compensaba al comprador con un pago por la misma cantidad que éste había abonado. En los escritos no se identifican a las empresas o entidades con que se habían alcanzado estos acuerdos.

Los directivos de Globalia explican en estos documentos internos que los compradores realizaban el pago de la mitad de una tarifa normal no promocional (porque la otra mitad la abonaba el propio Ministerio de Fomento). Y posteriormente Air Europa devolvía a estas asociaciones y empresas ese precio abonado por el billete a través de facturas en concepto de publicidad, de otros tipos de servicios o de diferentes fórmulas de intercambio.

Una factura (la que emitía Air Europa por la venta del billete) compensaba la otra (la de servicios de publicidad para las otras empresas) por exactamente el mismo importe. Al comprador del billete le seguía saliendo el vuelo a coste cero, pero Air Europa se embolsaría así el 50% del importe a través de la subvención pública.

Desde Air Europa se insiste en que el problema en la aplicación de las ayudas se debe a que la legislación al respecto ha quedado obsoleta y que actualmente todas las compañías aplican en un mismo vuelo varios tipos de tarifa. El propio presidente de la aerolínea, Juan José Hidalgo, defendió esta misma semana la aplicación de una tarifa única a los vuelos subvencionados con las islas para evitar “errores de interpretación” y “este tipo de confusiones”.