Este 2016 está siendo el año de las jubilaciones en las cúpulas de las grandes compañías del Ibex. Aunque hace dos semanas que OHL salió del selectivo, su presidente, Juan Miguel Villar Mir, ha seguido los pasos de César Alierta, expresidente de Telefónica, al anunciar que deja su cargo.

Villar Mir, de 84 años, fue hasta la expulsión de OHL del Ibex 35 el presidente más longevo del índice, honor que ha pasado a ostentar el presidente de Técnicas Reunidas, José Lladó, de 82 años. Tras la retirada del fundador de OHL, ni siquiera una hipotética vuelta de la constructora a la champions de la bolsa española le arrebataría el título al empresario catalán.

El momento para dejar la presidencia es clave. OHL ha sido apartada este mes del club del Ibex 35 junto a Sacyr, así que la nueva dirección de la empresa tendrá que enfrentarse al reto de volver a lo más alto del parqué madrileño.

Villar Mir era el presidente más longevo del Ibex hasta que OHL salió del selectivo hace dos semanas

Va a estar complicado, dado que las acciones de la compañía se han hundido en el último año. Si a estas alturas de 2015 el título se cotizaba a unos 17 euros, ahora mismo se mueve en el entorno de los 4 euros, un nivel cuatro veces menor.

En esta espiral negativa ha influido el estancamiento secular del negocio de la construcción en España pero también los problemas de reputación a los que se ha enfrentado OHL en los últimos meses. La constructora ha visto cómo se le abrían varios frentes relacionados con la corrupción en el mercado doméstico pero también en el extranjero; los más sonados han sido los del yerno de Villar Mir, Javier López Madrid, y los de la filial del holding en México. Aunque también el propio presidente de OHL tuvo que declarar ante el juez José Castro por el caso Son Espases, que investiga las posibles irregularidades en la adjudicación de las obras del hospital homónimo en Mallorca.

Es el momento de cambiar. El mundo de hoy no es como el de hace 29 años, cuando Juan Miguel Villar Mir se convirtió en presidente de OHL. Así que el elegido es un hombre algo más moderno.

El sucesor de Villar Mir va a ser su hijo, Juan Villar-Mir, a propuesta de su padre y con la vía libre del hasta ahora consejero delegado y covicepresidente junto a él, Josep Piqué. Desde hace varios meses se especulaba con la posibilidad de que ambos movimientos se produjeran, tanto la salida del exministro popular como la consumación del cambio generacional en la compañía.

Por lo tanto, el octogenario Juan Miguel Villar Mir -que va a permanecer al mando de la sociedad a través de la cual controla a OHL y a otras participadas, Grupo Villar Mir- se ha decantado por un hombre de dentro de la empresa y de la familia, de manera muy similar a las sucesiones que se han producido en los últimos meses.

Otros relevos

El cambio generacional más reciente ha sido el que protagonizaron César Alierta y José María Álvarez Pallete, que se pasaron el testigo de la multinacional española Telefónica. Tras dos meses en el cargo de presidente del operador de telecomunicaciones, Álvarez Pallete ha afirmado que su estancia en el despacho más alto de la multinacional es un reto personal y profesional para él.

Además, ha agradecido su nombramiento al consejo de Telefónica y también al propio Alierta, de quien ha asegurado que fue “muy valiente” por señalarle como candidato a la sucesión. “Soy el primer presidente de Telefónica que viene de dentro de la compañía; eso no había pasado hasta ahora”, ha resumido.

Pero el año todavía no ha acabado y quedan algunas incógnitas sobre la continuidad de los presidentes de algunas compañías, en particular de dos firmas catalanas. Aunque el presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró, sería el siguiente por edad -80 años- después de Lladó, el próximo empresario que seguro que abandona la presidencia de una gran compañía será el máximo responsable de CaixaBank, Isidre Fainé.

Fainé, que cumplirá 74 años en unos pocos días, tiene hasta el 30 de junio para elegir entre presidir la antigua caja catalana o la fundación bancaria La Caixa. A través de este organismo se controla la actividad de CaixaBank y también las participaciones en otras empresas en las que tiene acciones esta entidad.

Aunque en este caso será obligado porque ambos cargos son incompatibles de acuerdo con la legalidad vigente, en junio tendremos otro anuncio de relevo en una de las grandes empresas de España. Es el año del cambio.

Foto principal: Juan Miguel Villar Mir (d) y su hijo, Juan Villar-Mir (i). Efe