Saeta Yield se lanza a por la energía renovable. La sociedad que aglutina los activos renovables del grupo ACS tiene previsto destinar en los próximos 18 meses cerca de 250 millones de euros que tiene de liquidez a la compra de nuevos activos termosolares y eólicos.

La mayor parte de estos activos se encuentran fuera de España para diversificar el riesgo geográfico y regulatorio, según ha señalado la compañía. José Luis Martínez Dalmau, presidente de Saeta Yield, ha apuntado en la junta de accionistas que Saeta tiene como objetivo continuar con su estrategia de crecimiento en los próximos meses.

¿Y cómo? Incrementando significativamente el tamaño de la compañía y expandiendo su actividad a Latinoamérica y a Europa. Próximamente, Saeta llevará a cabo una adquisición en Oxaca (México). “Tenemos oportunidades de crecimiento claras y alcanzables, los fondos y la liquidez necesarios para acometerlas, y un modelo de negocio que fomenta la rentabilidad total para nuestros accionistas a largo plazo”, ha agregado Martínez Dalmau.

Las cifras de Saeta Yield

La compañía, participada en un 24,2 % por ACS y en un 24 % por el fondo GIP, cerró el primer cuatrimestre de 2016 con un efectivo total de 328 millones de euros. Esta liquidez le permitirá en los próximos meses afrontar y desarrollar su estrategia de crecimiento.

Y ese crecimiento no solo se desarrolla fuera de España, sino también aquí. En marzo, Saeta Yield llevó a cabo su primera adquisición por 118,7 millones de euros en las plantas termosolares Extresol 2 y 3 en Badajoz. Esta operación le ha permitido aumentar el dividendo un 7,7 % en 2016, hasta los 0,75 euros por acción. “En 12 meses hemos reestructurado la compañía, salido a bolsa y obtenido unos resultados operativos muy satisfactorios”, ha declarado José Luis Martínez Dalmau, presidente de Saeta Yield.