La compañía china dice que no tiene por qué lanzar opa por el 100% de la cadena para “satisfacer las ansias especulativas” de los fondos buitre y que tampoco tiene intención a corto plazo de salir del accionariado del grupo.

Una mayoría de accionistas secundó ayer la rebelión encabezada por el fondo Oceanwood y Hesperia contra el principal socio de NH Hotel Group, el gigante chino HNA, que controla un 29,5% del capital. La junta de accionistas aprobó expulsar del consejo de administración a los cuatro representantes de HNA, entre ellos el hasta ahora copresidente de NH Charles B. Mobus, por el conflicto de interés creado tras el acuerdo de compra del grupo Carlson-Rezidor, que compite con NH en varios mercados.

Y ayer mismo, apenas unas horas después de la junta, el nuevo consejo de administración –en el que cuatro consejeros independientes pero propuestos por Oceanwood sustituyen a los representantes de HNA- nombró una nueva copresidencia compartida por la propia Oceanwood y Hesperia, y destituyó a Federico González Tejera como consejero delegado. Y, al tiempo, lanzó una nueva estrategia basada en el recorte de deuda y de los costes, con el objetivo de recuperar el valor de la acción y el ráting crediticio, y con el compromiso de recuperar el dividendo en 2017.

HNA pasa ahora al ataque…o anuncia que pretende hacerlo. El grupo chino ha publicado una carta abierta a todos los accionistas de NH Hotel Group en la que vuelve a advertir de los intereses particulares de Oceanwood y Hesperia para promover el asalto al poder del grupo y en la que anticipa algunas de las medidas que irá emprendiendo a partir de ahora. El grupo chino mantiene “su compromiso con NH como inversor a largo plazo”, subraya en la misiva, y lo hará “mientras duren las actuaciones judiciales que pudiéramos emprender en legítima defensa de nuestros derechos”.

HNA advierte de que el objetivo fundamental de los fondos de inversión presentes en el capital de NH es conseguir que el propio grupo chino lance una opa por el 100% de la cadena. Pero la compañía oriental subraya que ni pretende lanzar la opa ni pretende rendirse y salir del accionariado de la compañía española.

La especulación de los fondos buitre

“No se lleven a engaño. Un grupo de fondos especulativos (los llamados fondos buitre) compraron acciones de NH tras la inversión inicial de HNA con un único fin: especular, intentando forzar a HNA a lanzar una opa para comprar el resto del capital de NH”, sostiene la compañía china. “Como mayor inversor estratégico a largo plazo en NH, HNA no tiene planes inmediatos de cambiar el perfil de su inversión. Continuaremos siendo un accionista activo y atento a lo que ocurra en la Compañía. Por supuesto, HNA no tiene porqué lanzar opa alguna para satisfacer las ansias especulativas de los fondos buitre a costa de NH, sus empleados y los restantes accionistas”, sentencia.

Y es que HNA denuncia que Oceanwood y Hesperia no tienen interés en desarrollar una estrategia hotelera de futuro, y que la destitución del consejero delegado es el “pistoletazo de salida para la liquidación de los activos de NH”. “El único plan sobre la mesa es vender activos estratégicos, una brutal reducción de costes por encima de la prevista en el plan a 5 años, cerrar el  grifo a las inversiones en capital y pagar dividendos con cargo al producto de las ventas de activos en lugar de hacerlo con cargo a resultados recurrentes”.

El conflicto de Hesperia

La estrategia de contraataque de HNA pasa por solicitar la expulsión del consejo de administración de los dos consejeros de Hesperia por haber un conflicto de interés y por impedir que Oceanwood y otros fondos participen en la gestión de la deuda de NH por ser titulares de millonarias inversiones en bonos de la cadena. Una estrategia HNA acompaña de graves acusaciones: conflictos de intereses, connivencia entre los accionistas rebeldes para utilizar los fondos de NH, deslealtades a los intereses financieros de la cadena…

“El origen de tanta prisa por hacer caja viene, entre otros, de que el Sr. Castro –presidente de Hesperia- utiliza sus acciones en NH como garantía de los préstamos que tiene concedidos por el Santander, que vencen en diciembre de 2017”, apunta. Al tiempo que acusa de que “Oceanwood ha exigido que NH venda su hotel en Nueva York, en lugar de abordar su remodelación, con el fin de pagar después un dividendo especial que alivie el endeudamiento del Sr. Castro”.

HNA vincula además todos los movimientos accionariales, además de con los problemas financieros de Hesperia, con las negociaciones que NH mantiene para la renovación de la gestión de los hoteles de la propia Hesperia, e insinúa que Oceanwood ha ganado su apoyo ofreciéndole mejores condiciones “La diferencia entre lo que el anterior Consejo de NH Hotel estaba dispuesto a ofrecer al Sr. Castro, y sus pretensiones es enorme. El Consejo de NH ha expresado en repetidas ocasiones al Sr. Castro que lo que pedía estaba muy por encima de los estándares de mercado. ¿Acaso ha pagado Oceanwood millones de euros del bolsillo de los accionistas de NH  para comprar el apoyo del Sr. Castro en la Junta General?”.

De hecho, los planes de HNA pasan por solicitar la expulsión de los dos representantes de Hesperia en el consejo de administración de NH por el conflicto de interés que representa la negociación de la renovación del contrato de explotación de sus hoteles y por su supuesta intención, que denuncia HNA, de adjudicar ese contrato a un competidor de NH.

La deuda y Oceanwood

En paralelo, el grupo chino exigirá que los representantes de Oceanwood y algunos de los consejeros independientes propuestos por el fondo se abstengan de los acuerdos sobre la financiación y la deuda de NH, dada su participación directa con inversiones millonarias en las emisiones de bonos convertibles.

Oceanwood habría manifiestado ser titular de cerca de 83 de los 250 millones de euros de bonos convertibles emitidos por NH, y de entre 60 y 80 millones de los 250 millones de euros de la deuda de alto rendimiento de la cadena que vence en 2019. “Los consejeros de Oceanwood tienen un claro conflicto de interés y no pueden cumplir sus deberes fiduciarios para con los accionistas cuando se debatan temas de financiación”.