El presidente de Globalia dice que muchos fondos de inversión llaman a su puerta para entrar en el capital del grupo, pero su primera opción sigue siendo vender un 44% de la compañía al gigante chino HNA. “Los chinos traen negocio, que es lo que yo quiero. Un socio financiero sólo trae dinero”. Las negociaciones con HNA a veces parece que avanzan y otras… Entren los nuevos socios orientales o no, el objetivo de Globalia sigue siendo salir a bolsa.

El último cara a cara entre los gerifaltes de Globalia y del gigante chino HNA se celebró el pasado 29 de mayo. Fue en Madrid, de buena mañana, en casa del presidente del grupo turístico español, Juan José Hidalgo. Se trataba de la primera reunión después de meses de mutismo por parte del grupo oriental. Las cosas volvían a pintar bien. La compañía china volvía a mantener un interés proactivo para relanzar su entrada en el capital de Globalia con la compra de una participación del 44%. Pero desde entonces ha vuelto el mutismo. Desde entonces nada se sabe nada de ellos… otra vez.

“Llevábamos unas semanas hablando a través de intermediarios. Hace casi un mes vinieron ellos a verme, y con esa reunión parecía que iba avanzar… Pero después de esas dos horas de reunión, no ha habido nada más”, explica Hidalgo en declaraciones a la prensa en Zurich, donde ayer aterrizó el primero de los aviones de Air Europa que cubrirá la ruta directa entre Madrid y la capital suiza.

Ni sí, ni no, ni…

El presidente del grupo Globalia (matriz de Air Europa, Halcón Viajes, Travelplán, Be Live Hotels…) dice que las negociaciones no están ni rotas, ni paradas, ni plenamente activas, ni van para adelante ni para atrás… Pero es que esas negociaciones que ni están ni dejan de estarlo, arrancaron hace casi dos años, pero no se concretan.

Todo parece pactado: Juan José Hidalgo mantendría un 51% del grupo y seguiría como presidente durante al menos cinco años, un 5% quedaría en manos de su hermano Antonio y el 44% restante pasaría a HNA. E incluso el precio que recibirían los socios que salen (las hijas del presidente, su esposa, el Grupo Matutes…) está ya concretado. Pero el último paso por parte del grupo chino hace meses que se espera, y no llega. Globalia le exigió ya a finales del pasado año un depósito testimonial para demostrar su verdadero interés en la compra como condición para seguir mostrando la documentación con información reservada de la compañía. Pero esa señal monetaria nunca ha llegado.

“HNA ya sabe que tiene que poner un depósito. Pero no lo hacen. Quizá necesitan ahora más tiempo por los problemas que tienen en NH o en otros sitios”, explica Hidaldo. Y es que HNA, principal accionista de NH Hotel Group con un 29,5%, se enfrenta hoy mismo a una junta de accionistas clave en la que una mayoría de socios pueden acabar expulsando a sus cuatro representantes en el consejo de administración de la cadena.

El eterno plan de salir a bolsa

El mensaje que traslada Hidalgo sobre el futuro de las negociaciones, en cualquier caso, es ambivalente. Por un lado, dice que si no se concreta la operación con HNA, Globalia puede seguir su camino sola perfectamente y plantearse su salida a bolsa en solitario. Por otro, dice no atender ninguna de las otras ofertas que recibe la compañía por parte de potenciales socios financieros porque el plan de futuro que le interesa es el que ofrece HNA. Un dilema difícil de resolver. Un quiero y no puedo y, a la vez, un si no puedo, tanto da.

“Si vienen los chinos, bienvenidos. Si no, sigo como estoy de momento. Y si los chinos desaparecen, el plan ideal es la bolsa”, subraya Hidalgo, que maneja el plan de debutar en el parqué de manera intermitente desde hace una década. En cualquier caso, la salida a bolsa de Globalia no deja de ser igualmente el siguiente paso, a medio plazo, incluso toda vez que entrara en el capital HNA.

Pero el presidente de la compañía española piensa que, hasta cierto punto, las negociaciones tan complicadas y aún tan inciertas con el grupo oriental no han dejado de ser una distracción para él y su compañía: “Si no se hubiesen acercado a nosotros los chinos, Globalia habría salido a bolsa hace dos años”.

Con los fondos no se negocia

Sin embargo, las oportunidades estratégicas desde un punto de vista operativo y comercial que ofrece la unión de Globalia y HNA sigue siendo, con mucha diferencia, la opción que más convence a Hidalgo para el futuro del grupo que fundó. Y por ello cierra la puerta a las ofertas de potenciales socios estrictamente financieros que tratan de seducirle.

“Muchos fondos de inversión se han acercado a Globalia. Pero yo no quiero negociar con ellos. A mi grupo le aporta un socio industrial como HNA, no un socio financiero”, sentencia Hidalgo. “HNA traería todo el potencial de las relaciones comerciales entre China y España. El acuerdo de Globalia y HNA implica un plan de futuro agresivo, un gran proyecto para conectar China con Latinoamérica a través de Madrid”.

Y eso es lo que, a su juicio, es la gran apuesta estratégica de la compañía. “Los chinos traen negocio, que es lo que yo quiero. Un socio financiero sólo trae dinero”. Y es que en la filosofía de Hidalgo los planes pasan por crecer… y poco más. Y nada menos.  “Yo quiero tener el dinero justo pare crecer. No quiero amasarlo. Con sacar el dinero para amortizar el crecimiento de las compañías, tengo suficiente. No necesito más”.

IMAGEN: El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo. Foto: Máximo García.