La Junta general de accionistas del grupo NH de este martes escenificará un pulso sin precedentes por el control del consejo de administración de la compañía entre los grandes inversores, ahora situados en polos opuestos: Oceanwood y Hesperia, por un lado, y el grupo chino HNA, por otro.

En el epicentro de estas dos posturas encontradas se halla la desconfianza que a Oceanwood le generó el preacuerdo de adquisición por parte de HNA de la hotelera Carlson-Rezidor, competidora en Europa para el grupo NH. El fondo británico Oceanwood, a quien apoyan Hesperia y otros inversores institucionales como los fondos Henderson y Schroders, estimó que, con esa compra de hoteles que compiten con NH en algunos mercados, HNA entraba en conflicto de intereses.

Opinan los que desconfiaron de esa operación prevista por el grupo chino y accionista mayoritario -posee el 29,5 % del capital- que la compra del 51 % de Reizidor podría condicionar las decisiones estratégicas y administrativas de la cadena hotelera NH. Por tanto, Oceanwood propuso incluir en el orden del día de la Junta de accionistas el cese de los cuatro consejeros que HNA posee en el órgano de gobierno de NH: Xianyi Mudon, Haibo Baidon, Ling Zhang y Charles Mobus, este último también copresidente.

Tema relacionado: El gigante chino HNA descarta una opa por el 100% de NH

HNA, para defender sus posiciones, ha reaccionado en dos direcciones. Por un lado ejercitará el derecho de su filial española Tangla a designar consejeros en NH durante la Junta y, paralelamente, ha pedido a los accionistas que rechacen lo que ha llamado un “cínico intento” por tomar el control y expulsar a sus cuatro consejeros. Charles Mobus ha acusado a Oceanwood y a Hesperia de haberse puesto de acuerdo para defender sus propios intereses, poniendo el valor de la inversión de los accionistas “en un riesgo significativo”. Añade Mobus que la “alianza extraña” entre Oceanwood y Hesperia “amenaza con desmembrar y destrozar NH en perjuicio de su amplia” base accionarial, sus más de 12.000 empleados y sus millones de clientes.

El grupo liderado por Oceanwood se ha movilizado para atraer el favor del pequeño accionista. Su voto será decisivo puesto que el capital de NH está en manos de HNA (29,5 %) y, en un menor porcentaje, está repartido entre los partidarios del cese de los consejeros de esta última: Oceanwood, con un 11,96 %; Hesperia, con el 9,09 %; Henderson y Schroders, con el 4,2 % y el 2,5 %, respectivamente.

Tanto HNA como Oceanwood y Hesperia han movido así sus piezas para recabar el apoyo de los pequeños accionistas. Éstos se han convertido en los árbitros de este conflicto que, no obstante, rezuma un entorno precontencioso por las anunciadas impugnaciones, prospere o no la salida de los administradores del grupo chino. En este sentido y de acuerdo con fuentes del mercado, Oceanwood cuenta ya con el respaldo de más del 42 % del capital de NH para la expulsión de los consejeros de HNA.

Algunos de los accionistas minoritarios ya han anunciado que, en el caso de no prosperar la propuesta de cese de los consejeros del grupo chino, acudirán a los tribunales para impugnar los acuerdos.

De quedar aprobada por la Junta de accionistas la salida de los consejeros de HNA, éste grupo chino probablemente también impugne la decisión, ya que descarta lanzar una oferta pública de adquisición (opa) y tomar el 100 % del control de la compañía.