Todo indica a que en las próximas elecciones tampoco veremos mayorías absolutas en el Congreso. Los principales partidos tendrán que sentarse nuevamente a negociar y en materia de Empleo sólo hay dos cuestiones afines a todos los colores políticos: un gran pacto de Estado por la Educación y el incremento del Salario Mínimo Interprofesional.

La recuperación del empleo y la creación de trabajos de calidad son dos objetivos generales que todas las formaciones comparten de cara a la nueva etapa política. Sin embargo, cada partido tiene su propio diagnóstico y recetas para solucionar los problemas del mercado laboral español.

Mientras algunos apuntan al deterioro educativo como la fuente de todos los males (Ciudadanos), otros abogan por la reestructuración integral del modelo productivo español (Unidos Podemos). En lo que sí coinciden todos es en achacar al Partido Popular unos recortes que se han llevado por delante “el valor añadido” y el “talento” de nuestro país.

La migración de jóvenes trabajadores, el recorte a la financiación del I+D, la baja calidad del sistema universitario o la digitalización pendiente del sector público y privado son algunas de las cuestiones que el resto de partidos han echado en cara a Alfonso Candón, portavoz Adjunto del PP en la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso, durante el debate a cuatro sobre la materia organizado por Infojobs.

Ante el aluvión de críticas, el representante del Gobierno en funciones ha señalado que siempre son “enriquecedoras” y que evidentemente quedan “retos a futuro”. Sin embargo, tampoco ha desaprovechado la ocasión para recordar “dónde estábamos” en 2011 y el “sacrificio” hecho por todos los españoles para arreglar las cosas.

“Toda crítica es enriquecedora y hay que tener retos a futuro. Pero también hay que recordar dónde estábamos y el sacrificio de todos los españoles. Nos encontramos el país en bancarrota y hemos hecho reformas para después de cuatro años de siembra poder recoger su fruto. No hemos podido dar todo pero ha habido respuesta del Gobierno. No pueden darnos lecciones ni de empleo ni de inversión pública los que dejaron ese nivel de paro en el país”, señalaba Alfonso Candón.

Precisamente la educación es uno de las pocas materias en las que se podría llegar al consenso. Desde el Partido Popular se aboga por seguir “apostando” por la formación de los jóvenes y el emprendimiento, aunque no se especifica claramente si entraría o no en un gran pacto a nivel nacional.

Sin embargo, el resto de fuerzas políticas urgen a la firma de este pacto para garantizar la financiación de la educación pública más allá de las legislaturas.

“El I+D y la Educación son esenciales para el desarrollo y los grandes olvidados del Gobierno con recortes de más de 3.000 millones de euros. Hay que cambiar el paradigma y retener al talento joven”, explicaba Francisco de la Torre, portavoz de Hacienda de Ciudadanos.

Desde Unidos Podemos y el PSOE han sido más críticos con la gestión de los presupuestos educativos llevada a cabo por Mariano Rajoy en los últimos cuatro años.

“Tenemos la generación más preparada de toda la historia y que la más necesitada está de preparación. Nos hemos especializado en exportar jóvenes con talento, hemos perdido a más de 11.000 científicos irrecuperables en los últimos años. Hay que detener la sangría masiva de recortes”, señalaba Iván Ayala, portavoz de la Secretaría Económica de la formación morada.

“Es necesario un gran pacto por la Educación, la Ciencia y la Innovación que asegure la estabilidad en los presupuestos de cara a la próxima década”, añadía Manuel de la Rocha, secretario de Economía y miembro del Comité Electoral del PSOE.

Respecto al segundo punto, el incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), todas las formaciones parecen estar dispuestas a escalar de los 655 euros mensuales a cifras que se acerquen más al salario medio español, que ronda los 1.640 euros al mes.

Desde el partido socialista proponen subir un 4% el SMI en 2016 y continuar con un incremento gradual a lo largo de ocho años hasta que se equipare al salario medio.

El Partido Popular reconoce la necesidad de incrementar “progresivamente” esta cuantía y siempre en función de la coyuntura económica y dentro de las negociaciones colectivas. No especifica cuánto aumentaría el SMI pero advierte de que las políticas de gasto que proponen el resto de partidos son difícilmente sostenibles.

Unidos Podemos propone algo similar al ajuste del PSOE: un incremento hasta los 800 euros durante la primera mitad de la legislatura y hasta los 950 euros en la segunda. Según su portavoz, está subida permitirá una redistribución de la renta más equitativa y sesgar la actividad productiva hacia las actividades de mayor valor en la cadena.

El partido de Albert Ribera es quizás el que más se sale del guion general. En su programa se contempla un complemento salarial de aproximadamente 1.200 euros a través de devoluciones de Hacienda para aquellos trabajadores que “no llegan a fin de mes”. Según su representante, está medida será más “potente” y tendrá un mayor impacto que la subida del SMI.