Finanzas, seguros, servicios legales… ningún sector queda al margen de la transformación digital y el cambio tecnológico a nivel corporativo. En este contexto, Telefónica, a través de su plataforma Open Future, desarrollará junto a Quironsalud una aceleradora de startups para descubrir (y apoyar) nuevos proyectos.

De este modo, el healthtech, es decir las empresas que desarrollan servicios de salud de forma completamente tecnológica (y digital), tendrán un espaldarazo con la creación de esta aceleradora de startups que desarrollarán de forma conjunta Telefónica Open Future y Quironsalud, una de las principales compañías privadas de salud en España.

La noticia la ha avanzado el director de desarrollo de negocio y alianzas en Telefónica Open Future, Valentín Fernández, durante un encuentro con la prensa en el que se presentaba, precisamente, un proyecto similar: Cuatrecasas Acelera (en este caso enfocado a las empresas legaltech).

Todavía no hay detalles concretos sobre esa futura aceleradora que tendría como objetivo el impulso inicial para proyectos healhtech. Aunque fuentes conocedoras del proyecto han asegurado a SABEMOS que estaría lista a partir del próximo mes de septiembre.

De esta forma, Telefónica sigue mostrando su apoyo a los emprendedores y sus proyectos en cualquier ámbito de innovación. El acuerdo con Cuatrecasas para ayudar a las startups del segmento legaltech es un paso en esta dirección, y entrar también en los servicios de salud reafirma, más si cabe, que la digitalización de los servicios tradicionales, así como su forma de trabajar es una realidad.

Qué proyectos pueden llegar

Las startups relacionadas con el mundo de la salud, al menos con alto grado de especialización tecnológica, todavía no son muy numerosas. Por lo tanto, parece que los emprendedores agradecerán esta iniciativa. ¿Pero qué clase de proyectos podemos esperar que busquen este apoyo?

El dinero es uno de los grandes problemas para acceder a los servicios sanitarios. Por ello, conseguir escalar ciertos productos, será beneficioso para los usuarios. Es el ejemplo de los exoesqueletos para las personas de movilidad reducida y que, gracias a ellos, podrían tener más que simples sillas de ruedas.

La relación médico-paciente a veces puede dejar lagunas en la comprensión por parte de este último. Por ejemplo, una startup israelí ha desarrollo unos servicios de video mediante los cuales el sanitario deja las instrucciones precisas a su paciente, y este puede verlo cuantas veces necesite. Bien para tomar la medicación o seguir ciertos tratamientos que pueden ser complejos.

También se pueden desarrollar toda clase de apps, de diversa complejidad tecnológica, para seguir por ejemplo los embarazos e ir sabiendo qué hacer en cada etapa. Las posibilidades son infinitas.