“Y dijo el toro al morir: siento dejar este mundo sin probar pipas Facundo”. Pues bien, el pobre toro se quedó sin probarlas, pero eldiario.es revela que las famosas pipas sí probaron la amnistía fiscal puesta en marcha en 2012 por Montoro.

La familia Blanco, propietaria de Facundo, aprovechó la amnistía fiscal del ministro de Hacienda para legalizar un patrimonio opaco de más de 11,2 millones de euros. Los dueños del grupo palentino de aperitivos fundado en 1944 tenían el dinero escondido en Suiza a través de dos cuentas en la entidad helvética UBS. Gracias a la amnistía, los Blanco solo pagaron un 3% del dinero aflorado, lo que equivale a 337.405,36 euros.

La familia de las pipas Facundo

Rosa María Blanco, una de las hijas de los fundadores de la empresa, legalizó un total de 10,9 millones, la mayor parte de los 11,2 millones. Su marido es Vicente Villagrá, presidente de Facundo y de la Cámara de Comercio de Palencia desde hace más de dos décadas y vocal del Consejo de Cámaras de Castilla y León, que dirigió entre 2010 y 2012. Villagrá regularizó 262.762 euros y pagó 3.514,42 euros, el 1,3% del capital aflorado. El total a pagar al Estado por ambos fue de 337.405,36 euros, el 3% del total del patrimonio opaco escondido en Suiza.

Pero hay más. La cuñada de ambos, María Fernanda Morán de la Torre, legalizó 139.434 euros de otra cuenta en el UBS suizo por los que tuvo que pagar a Hacienda 1.690,83 euros, el 1,2% del total oculto. Es la esposa de Daniel Villagrá, hermano de Vicente Villagrá y  exgerente del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC), un organismo autónomo que depende del Ministerio de la Presidencia.

¿En qué invertían el patrimonio oculto?

10.699.198,75 euros, la mayor parte del patrimonio oculto, estaba invertido en varios productos financieros que eran gestionados por UBS a través de una cuenta abierta en Suiza el 16 de junio de 2005. El 15 de junio de 2000, Rosa Blanco y Villagrá abieron otra cuenta a nombre de ambos en la entidad helvética que también regularizaron en la amnistía.

¿Pero quién era el titular formal de estas cuentas? Daviro Inversiones SL, sociedad creada por Rosa Blanco en Marbella en abril de 2005, gestionaba los activos ocultos en Suiza. Eldiario.es revela que esta sociedad recibía transferencias periódicas de las cuentas suizas del matrimonio dueño de Facundo y que además se utilizó para traer a España parte de los fondos regularizados.

Rosa Blanco, única socia de Daviro Inversiones, puso en marcha una ampliación de capital de siete millones de euros el 23 de noviembre de 2012, el mismo día en el que se acogió con su marido a la amnistía. De los siete millones, 6.995.483 euros fueron aportados mediante instrumentos financieros depositados en las cuentas suizas que se regularon. El supuesto objetivo de la ampliación según un acta de decisiones de Daviro Inversiones era “aprobar la formalización de las aportaciones (6.586.145 euros) realizadas por el Socio Único a la Sociedad durante los años 2005, 2007 y 2008”.

En noviembre de 2014, dos años después de la amnistía, el matrimonio de Facundo creó Rodavi Capital, una sicav presidida por Rosa Blanco y con Villagrá y uno de hijos (Vicente Facundo Villagrá Blanco) como consejeros. Según la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), al finalizar el primer trimestre de este año Rodavi tenía 12,15 millones de patrimonio, una cantidad similar al dinero regularizado con la amnistía de Montoro.

Vicente Villagrá, el hombre al frente de Facundo

Nacido en Paredes de Nava (Palencia) en 1942, Villagrá es un licenciado en Ciencias Económicas que se define a sí mismo como un liberal. Es el presidente de la Cámara de Comercio de Palencia desde hace 19 años aunque lleva en la Cámara desde hace más de 40. También fue promotor de la Confederación Palentina de organizaciones Empresariales y presidente del Consejo Regional de Cámaras de Castilla y León de 2010 a 2012, donde ahora es vocal. El hombre al frente de Facundo es terrateniente y cobra subvenciones de la política agraria común (PAC) de la UE.

Como publica eldiario.es, las declaraciones del empresario en diferentes entrevistas nos dan unas pinceladas de cómo es Villagrá. En 2013, en uno de sus amagos de dejar la presidencia de la Cámara de Comercio de Palencia, Villagrá declaró que era necesario bajar impuestos, reducir el gasto público, abaratar las cuotas empresariales a la Seguridad Social y profundizar “de verdad” en la reforma laboral. También es partidario de “adelgazar enormemente” el sector público.

En una entrevista en ABC realizada en 2010, Villagrá decía: “Hemos vivido hasta un 30% por encima de nuestras posibilidades”. En esa misma entrevista y con más de 4,5 millones de parados en la calle afirmó que “la cultura del esfuerzo se ha perdido” y que “los empresarios somos la única esperanza”. Tomen nota.