La asociación Aemec envía un informe jurídico a los minoritarios en que se confirma la existencia de conflicto de interés del grupo chino por la compra de la hotelera Carlson-Rezidor. La asociación, que dice contar con el apoyo del 60% de los pequeños accionistas, vería “una fantástica noticia” una oferta de compra de HNA por el 100% de NH.

La rebelión en el seno de NH Hotel Group contra su principal accionista, la china HNA, crece día a día y va sumando seguidores. El fondo de inversión Oceanwood (con un 11,06%) ha incluido en el orden del día de la junta de accionistas del próximo 21 de junio que se vote sobre la expulsión de los cuatro consejeros de HNA por un presunto conflicto de interés tras el acuerdo de compra para la compra por parte del grupo chino de la hotelera Carlson-Rezidor (que compite directamente con NH en algunos mercados europeos.

Oceanwood podría haber recabado ya el apoyo de un 42% del accionariado de NH para echar a los consejeros de HNA y nombrar a cuatro consejeros independientes, según ha desvelado Expansión. Entre los que votarán a favor de que existe conflicto de interés y de separar a los representantes del principal accionista están el grupo Hesperia (con un 9,09%), así como los fondos Henderson (4,2%) y Schroders (2,5%).

Y entre los que apoyan la rebelión podrían encontrarse también una buena parte de los accionistas minoritarios del grupo hotelero. La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec), que ya pidió la pasada semana el apoyo de los pequeños accionistas a la expulsión del consejo de HNA, dice contar con el apoyo del 60% de los socios minoritarios.

Aemec ha enviado a los minoritarios de NH un informe jurídico con el que trata de confirmarles la existencia de conflicto de interés por parte de HNA, según ha desvelado en rueda de prensa el bufete Cremades-Calvo Sotelo. Según su tesis, la simple existencia de un acuerdo de compra y la participación de HNA en la gestión de los intereses de Carlson-Rezidor –incluso sin que se haya cerrado aún la operación- ya incumple la normativa de buen gobierno, simplemente por la “intención” de competir.

Javier Cremades, secretario general de Aemec, anticipa que la actual situación derivará en un conflicto. Si no se consigue la destitución de los consejeros de HNA, el también fundador del despacho de abogados ha confirmado que la intención de varios socios minoritarios es la de llevar el conflicto de interés a los tribunales. Y, en caso de que la expulsión de los consejeros sea aprobada en la junta de la próxima semana, Cremades da por hecho que HNA abrirá una batalla legal para defender sus intereses impugnando los acuerdos de la junta.

Según Aemec, los escenarios posibles para el futuro de NH pasan o por la salida de HNA del consejo o, como alternativa, que el grupo chino lance una opa por el 100% de NH Hotel Group para tomar el control total. Un escenario que para la asociación de minoritarios sería “una noticia fantástica”. “Sin duda, [la opa es] la mejor opción y la que todos los accionistas apoyaríamos con rotundidad”, subraya Cremades. El valor en bolsa de NH, tras las caídas de las últimas sesiones, se sitúa por debajo de los 1.500 millones de euros.

Los fondos, Hesperia y ahora también los minoritarios esgrimen el conflicto de competencia que supone el acuerdo alcanzado por HNA para la adquisición del grupo Carlson Rezidor, que es rival directo de NH Hotel Group en varios mercados europeos con su marca Radisson Blu. Aparentemente, y de momento, no existiría tal conflicto de intereses, dado que la operación no está cerrada y no se ejecutará hasta finales de este año. Pero una vez cerrada la transacción, el conflicto de intereses será evidente al sentarse HNA en los consejos de administración de las dos cadenas rivales, según admiten incluso fuentes próximas a NH.

Una incompatibilidad que ya esgrimió, por ejemplo, Iberdrola para impedir la entrada de ACS en su consejo por sus activos energéticos y paradójicamente también lo hizo durante años la propia NH para vetar la reclamación de Hesperia de tener representación en su órgano de gobierno. Una incompatibilidad, a la postre, que será un hecho en el último trimestre de 2016 cuando HNA absorba Carlson, lo que le obligaría al grupo chino a lanzar una opa también por el 100% de Rezidor (en el que Carlson controla una participación mayoritaria del 51,3% de Rezidor).

Y es entonces cuando HNA tendría que darle solución al problema generado por su voracidad compradora... En el caso, claro, de que no le den solución el resto de accionistas con la destitución de sus consejeros en la junta de la próxima semana.

Por un lado, la primera posibilidad sería que HNA se decida a lanzar una opa por el 100% de NH Hotel Group, la opción que –según fuentes de mercado- es la que más interesaría también a los fondos de inversión y que, de hecho, es lo que buscarían en última instancia con el enfrentamiento continuo.

Y el otro escenario probable –no del todo incompatible con el anterior- es darle una solución al conflicto de intereses del mismo modo que se hizo con Hesperia. NH negó durante años la entrada en su consejo a Hesperia, que lo intentó incluso con opas hostiles. Pero en 2009 sellaron la paz y lo hicieron firmando una alianza por la que NH pasó a gestionar los hoteles de Hesperia y el grupo de José Antonio Castro –hoy copresidente de la propia NH- logró sentarse en el consejo.

HNA podría promover un acuerdo similar para que NH asuma la gestión de los hoteles del grupo Carlson Rezidor en Europa, o al menos en aquellos países en que el solapamiento de activos entre ambas compañías es más evidente. Con ello, no sólo se resolvería el eventual conflicto de competencia por la presencia simultánea de HNA en ambos accionariados, sino que además permitiría a NH potenciar su expansión por la vía rápida.