• “Van a sobrevivir las compañías que tengan escala”
  • “En 2016 más de la mitad de los móviles serán libres”
  • “Es más rentable fabricar con mucha calidad que recibir muchas devoluciones o reparar teléfonos”

Pedro Abad tiene un largo historial en el sector español del móvil. Tras una larga etapa en Nokia fue el primer director general de HTC para España y Portugal y dirigió el operador étnico Lebara hasta recalar en Coolpad, la compañía china de teléfonos inteligentes que acaba de aterrizar en España con un acuerdo de exclusiva con Mediamarkt. Es hora de comprobar si todos los teléfonos chinos son iguales o no… Al menos nos llevamos una pequeña exclusiva, el lanzamiento en España de su tope de gama, el Coolpad Torino de ocho núcleos, por 259 euros.

Estamos en un mercado saturado de marcas, ¿cabe una más?

En un mercado maduro es muy complicado, y además el ciclo de vida de los dispositivos se está alargando mucho, pero tenemos un modelo muy racional y escalable, en el que la demanda nos vaya marcando el camino. Por primera vez en la historia, el mercado está en declive, pero creo que hay hueco para una fórmula de ‘value for money’ (más valor por tu dinero) bien entendida. El consumidor se ha polarizado, sigue habiendo una mayoría muy fiel a unas marcas determinadas y otra mayoría muy racional en la decisión de compra que se pregunta no sólo por las especificaciones sino para qué quiere su dispositivo. Por eso presentamos teléfonos que tienen un rendimiento óptimo muy balanceado y con una apuesta muy fuerte por el diseño.

Pero me consta que tuvieron una seria crisis con Orange hace un tiempo…

Fue un proyecto antiguo que perjudicó la imagen de la marca entre los operadores, pero ésa no es la misma compañía en la que he encontrado. Aunque en China tiene marca propia, Coolpad tiene mucho historial como fabricante para operadores como Vodafone, por ejemplo. Cada año fabricamos más de 50 millones de teléfonos. Ahora estamos en una transición para desarrollar nuestra marca fuera de china.

Otros fabricantes está llegando a dar hasta cinco años de garantía para diferenciarse…

Nosotros no tenemos que hacerlo. Tenemos unos índices de calidad muy buenos. Fabricando tantos teléfonos, y con márgenes tan estrechos, necesitas tener unos enormes controles de calidad, porque devolver teléfonos o repararlos tiene un coste enorme. Es más rentable fabricar con mucha calidad que tener muchas devoluciones o que reparar.

¿En qué horquilla de precio os estáis situando?

Hasta ahora, entre 129 euros y 199 euros, pero nuestro nuevo producto, el Torino, nace como nuestro tope de gama con 259 euros.

¿Por qué vosotros lanzáis un pequeño equipo en España y una política de distribución a minoristas y otros fabricantes chinos confían sólo en el comercio electrónico con menos garantías?

Entre otras cosas, porque tenemos mucha propiedad intelectual, con más de 6.000 patentes. Fuimos los primeros, por ejemplo, en lanzar la doble SIM. Tenemos todos los productos homologados, registrados, patentados…

Parece que digas que si otros fabricantes entran en España les iban a crujir a demandas…

Eso lo dices tú (sonríe). En todo caso, la clave está en que hemos trabajado duro para poder trabajar con los minoristas europeos. Tenemos un almacén central en Europa con tiempos de entrega muy cortos, lo que ayuda a las tiendas a liberarse de la presión del inventario. En empresas como Mediamarkt, donde ponen mucho foco en la llamada ‘omnicanalidad’, la posibilidad de entregar el producto cómo y donde lo quiere el cliente, la relación física con un proveedor es importante.

Lo que no discutirás es que hay cada vez más marcas.

Y tanto, pero estamos aquí para quedarnos. Si miras los datos de mercado de abril con los de hace dos años parece que hablemos de otro país. Hemos pasado de una decena larga de marcas a más de veinte. Pero va a haber una reducción natural, no hay mercado para tantas marcas. Una empresa de móviles necesita escala.

Pasa algo parecido con las tiendas, que tienen un problema de espacio de exposición, que se reduce cada vez más para hacer hueco a otras categorías. El canal va a ser cada vez más selectivo en proveedores y gama.

Últimamente los fabricantes sólo me hablan de la importancia de estar en MediaMarkt…

Nuestro desarrollo estratégico es trabajar sólo con MediaMarkt en España, en un momento en el que el móvil libre en España es cada vez más importante. En 2015, de los más de 13 millones de teléfonos que se vendieron, más de un 42% fueron libres. La previsión es que, en 2016, sean algo más de 12 millones en total y que más de la mitad sean libres.

¿Y no pensáis entrar en el mercado de operadores?

Nos gustaría, y seremos capaces de iniciar esa andadura, pero es un ciclo mucho más largo y la decisión, muchas veces, ni siquiera es local.

¿Planes de entrar en otras categorías de producto?

Prefiero no abordar ninguna categoría en la que no vayamos a ser diferenciales. Coolpad se funda en 1993 y siempre se ha dedicado a los smartphones. De hecho, la principal barrera con la que nos hemos encontrado es el desconocimiento de marca. Pero si te paras a pensarlo, ¿cuántas marcas tienen casi 25 años de historia?

Tras la entrevista, Abad nos enseña la gama de dispositivos, todos 4G y con dual-SIM y de distintas formas y tamaños. ¿Lo más llamativo? El sistema de gestos inteligentes, el uso de huella digital en productos tan baratos y, pese a que sólo sea un 4,7”, el Torino S, un dispositivo llamativo que, además tiene dos características que han abandonado muchos fabricantes a pesar de su utilidad: el infrarrojo para utilizar como mando a distancia y la radio FM.