El grupo español no gestionará los hoteles, simplemente cede su marca a la segunda mayor hotelera china para trasladar su enseña a varios países asiáticos.

Barceló vuelve a China. Lo intentó en el año 2000 con la gestión de un hotel en Shanghai, pero la aventura duró apenas unos meses. Ahora la apuesta es radicalmente distinta: por las ambiciosas pretensiones de crecimiento –incluso a escala continental-, por ir de la mano de un gigante local y por la fórmula comercial elegida para desembarcar en la potencia asiática.

Y es que Barceló ha sellado una alianza con el gigante Plateno, el segundo mayor grupo hotelero chino por número de hoteles, para abrir los primeros hoteles en el país y objetivo de alcanzar los 100 establecimientos en una década tanto en China como en otros países asiáticos.

Sin embargo, el grupo mallorquín no gestionará ninguno de esos hoteles, sino que la alianza de Plateno es un acuerdo de masterfranquicia por el que Barceló cede la explotación de su marca al nuevo socio local. Plateno se encargará de la gestión de los establecimientos que inicialmente se ubicarán en China, y posteriormente se trasladarán a Australia, Filipinas, Tailandia, Malasia e Indonesia.

Según ha detallado en Pekín el consejero delegado de Barceló Hoteles para la región EMEA, Raúl González, los planes pasan por alcanzar el centenar de hoteles en 10 años tanto en ciudades como en destinos vacacionales. Plateno, que gestiona actualmente más de 3.000 hoteles, debe aún buscar establecimientos que se ajusten a la marca Barceló para ejecutar la alianza.

Los hoteles serán propiedad de terceros –en el acto de hoy de Pekín asistieron un centenar de potenciales inversores- y la gestión recaerá en Plateno, aunque la explotación estará supervisada por Barceló a través de equipos conjuntos.

Las ventajas para Barceló de ceder la explotación de su marca a un gigante como Plateno es que, gracias a la gran expansión que se pretende en los próximos años, la enseña de la familia Barceló puede llegar a ser reconocida por el público chino, que ya es el gran mercado emisor de turistas. Y, con ello, Barceló se colocaría en la lista de preferencias del viajero chino de cara a la reserva de hotel en la veintena de países en que ya está presente el grupo español y en los nuevos países a los que pretende llegar en Asia. Además, Barceló podrá aprovecharse del enorme programa de fidelización de clientes de Plateno, con más de 80 millones de usuarios registrados.

“Creemos que puede ir muy bien, que son los socios adecuados”, aseguró el consejero delegado de Barceló. Ambos socios ya han estado estudiando oportunidades para sumar hoteles en Pekín y Shanghai, pero el objetivo que la marca esté presente en 50 ciudades chinas.

“El objetivo es alcanzar un mínimo de 100 hoteles en 10 años, tanto en el segmento vacacional como en el urbano; y por los procesos de negociación abiertos hasta la fecha todo parece indicar que los primeros contratos de incorporación podrían firmarse en el segundo semestre del 2016″, sostiene Rául González. “Otro de los aspectos más relevantes de esta alianza es que dará visibilidad a nuestros hoteles de todo el mundo entre los más de 80 millones de miembros del programa de fidelización de Plateno, algo sumamente importante si tenemos en cuenta que el chino es el mercado turístico emisor número uno a nivel mundial”.

Plateno es la segunda compañía hotelera de China por número de hoteles y la séptima en el ranking mundial, gracias a su red de más de 3.000 establecimientos y sus más de 450.000 habitaciones en 300 destinos. La compañía, que fue fundada en 2005, gestiona sus establecimientos con varias marcas, como Seven Days, Hampton by Hilton, Maison Albar, Portofino y H12, a las que ahora también sumará Barceló.

Barceló se suma así a las otras cadenas hoteleras españolas que apuestan por llegar a China. NH Hoteles ha constituido una joint venture con su principal accionista, la china HNA, para la gestión conjunta de establecimientos en la región. Y Meliá, tras su alianza con Jin Jiang, cuenta ya con dos hoteles en China y pretende sumar a medio plazo otros seis establecimientos más.

IMAGEN: Simón Pedro Barceló, copresidente del grupo Barceló.