Rusia presentó este miércoles un nuevo avión de pasajeros MS-21, construido por la empresa Irkut, para competir con los dos grandes gigantes del sector y sus modelos Airbus 320 y Boeing 737.

“Ha sido una gran victoria de Irkut, de nuestros científicos, diseñadores, ingenieros y trabajadores”, dijo Dimitri Medvédev, primer ministro ruso, en la ceremonia en la ciudad siberiana de Irkutsk.

Medvédev se mostró convencido de que el nuevo aparato será “eficiente y fiable”, mantendrá a Rusia entre los líderes del sector de aviación y le permitirá competir contra otras grandes compañías mundiales.

“Hace unos años decidimos construir un avión que fuera respetado en el mercado mundial. Estamos seguros de que el MS-21 será el mejor de su clase”, dijo Oleg Demchenko, presidente de Irkut, citado por medios locales.

El consorcio ya ha recibido 175 pedidos, 50 de los cuales pertenecen a la aerolínea estatal Aeroflot, aunque este avión no hará vuelos comerciales hasta dentro de un par de años.

El MS-21 tendrá una autonomía de vuelo de hasta 6.000 kilómetros, dos versiones, una con 211 asientos y otra con 165, y está destinado a reemplazar a los Túpolev-134, 204 y 154, el Yak-40, al Boeing 737 y los Airbus 319 y 320.

Irkut fabricará anualmente a partir de 2020 una veintena de esos aparatos -que son más ligeros que sus competidores debido al uso de aleaciones de aluminio y titanio-, y los aumentará hasta 70 unidades anuales en 2023.