El consejo de administración de NH ratifica que no existe conflicto de interés de momento por la compra de Carlson-Rezidor por parte de la china HNA, pero crean una comisión especial para que se determine en cada momento. Los cuatro consejeros de HNA se comprometen a presentar su dimisión cuando la copra de Carlson sea efectiva y si no se ha decidido antes vender Rezidor.

El consejo de administración de NH Hotel Group pone un parche en el conflicto entre accionistas por el control de la cadena, a la espera de la tensa junta de accionistas que se celebrará el próximo 21 de junio.

El fondo Oceanwood, con el apoyo de otros fondos presentes en el capital del grupo, lidera la rebelión contra el gigante chino HNA, principal accionista de NH con el 29,5%. Oceanwood, con un 11,06% del capital, ha incluido en el orden del día de la junta la destitución de los cuatro consejeros de HNA –entre ellos, el copresidente Carles Mobus- por conflicto de interés. Y ahora parecen contar con el apoyo de Hesperia, con una participación del 9,09%, en su denuncia de que existe un conflicto de interés de HNA tras el acuerdo para la compra del grupo hotelero Carlson-Rezidor, que compite directamente con NH en varios mercados europeos.

A la espera de la junta, el consejo de administración de NH se dio una frágil tregua (o simplemente falsa). El órgano, basándose en el informe de un experto independiente, ratificó este martes que hoy por hoy no existe tal conflicto de interés, según ha informado la compañía a la CNMV. De momento, sólo existe un acuerdo de compra entre HNA y Carlson-Rezidor y la operación, en todo caso, no se cerraría formalmente hasta finales de año.

Sin embargo, los cuatro consejeros que representan a HNA se han comprometido a presentar su dimisión en el momento en que la adquisición de Carlson sea un hecho, siempre y cuando no se haya adoptado previamente la decisión de vender la participación de Carlson en Rezidor, del 51,3%. Y es que el conflicto de intereses se deriva precisamente de la competencia directa de Rezidor, a través de varias de sus marcas, con NH en Europa.

Una comisión de seguimiento

En paralelo, los consejeros de HNA tampoco dimitirían si los accionistas les dispensan en la próxima junta de “su obligación de no competir”. Esto es, si los accionistas avalan la adquisición de Rezidor por parte de HNA (que debería lanzar una opa por el 100% del grupo europeo) a la espera de una eventual combinación de los negocios de la compañía con los de NH.

Aunque el consejo ratifica que actualmente no hay conflicto de intereses, se ha constituido ya una comisión de seguimiento para analizar continuamente si se produce tal conflicto. La comisión, integrada por los cuatro consejeros independientes de NH, deberá recibir información puntual de HNA de los avances en la compra de Carlson, de la decisión sobre el lanzamiento de una opa por Rezidor, de cualquier modo de intervención en la gestión de Carlson en los próximos meses y de cualquier proyecto de combinación de los negocios de Rezidor y NH.

Hesperia

Por último, el consejo ha aprobado un acuerdo para sacar los colores a Hesperia. El presidente de Hesperia, José Antonio Castro –a la sazón copresidente también de NH-, remitió una carta a varios fondos de inversión presentes en el accionariado en la que denunciaba varias presuntas falsedades del otro copresidente, Charles Mobus.

Castro denunció que “no es verdad” que, como el otro copresidente transmitió, HNA obtuviera la autorización del consejo de administración de NH para ejecutar la compra de Carlson. “Lo intentó, eso es cierto, pero el consejo no alcanzó un acuerdo”. Y, en paralelo, Mobus “les ha dicho que el consejo de administración sabía que él estaba ejerciendo de asesor en la transación. Eso no es verdad. Él nunca lo comunicó”, sentencia Castro en su carta.

Sin embargo, el consejo de NH acordó este miércoles aclarar que era “plenamente conocedor” del interés de HNA por adquirr Carlson y que Charles Mobus iba a asesorar al grupo chino en la operación.