José Antonio Castro, presidente de Hesperia y copresidente de NH, amenaza con acciones legales para anular las decisiones del último consejo de administración del grupo y avanza que en la junta de accionistas votará por la separación de los representantes de HNA por conflicto de interés.

El accionariado de NH Hotel Group se parte definitivamente en dos. Hesperia se suma sin vuelta atrás a la rebelión liderada por los fondos de inversión contra el principal accionista del grupo, el gigante chino HNA (que controla un 29,5% del capital).

El fondo Oceanwood, con el respaldo de otros fondos presentes en el accionariado como Henderson o Blackrock, ha forzado la inclusión en el orden del día de la junta del próximo 21 de junio de un punto para que los accionistas de NH voten sobre si existe conflicto de interés por parte de HNA por el acuerdo de compra de Carlson-Rezidor –que compite con NH en varios mercados- y sobre la separación de los cuatro consejeros que representan a HNA, entre ellos, el copresidente Charles Mobus.

Hesperia, que controla el 9,09% de NH, ya se posicionó la pasada semana en línea con la rebelión de los fondos. Pero ahora el grupo ha confirmado ya que su intención es votar en la junta a favor de declarar que existe conflicto de interés y de expulsar a los consejeros de HNA. Así se recoge en una carta remitida por José Antonio Castro, presidente de Hesperia y también copresidente de NH, al consejo de administración de la cadena.

Los fondos de inversión presentes en NH controlan cerca de un 23% del capital de la cadena y junto al 9,09% de Hesperia sumarían ya, con un 31% conjuntamente, derechos de voto suficientes para superar el 29,5% que controla HNA. Ahora está por ver qué hace el resto de accionistas de la cadena, aunque la asociación de accionistas minoritarios se ha posicionado ya en contra de los intereses de la china HNA y también ve conflicto de interés.

En su carta, Castro amenaza con tomar medidas legales para anular las decisiones adoptadas por el consejo de administración celebrado ayer por NH, que acordó declarar que de momento no existe conflicto de interés por la compra de Carlson por parte de HNA y para crear una comisión de seguimiento para analizar continuamente si lo hay. De la reunión de ayer se ausentaron como medida de protesta los dos consejeros de Hesperia y el representante del fondo Oceanwood.

Castro denuncia la “irregularidad” de la convocatoria del consejo y la “nulidad” de sus decisiones. “No es admisible que el presidente de un consejo de administración trate una hora antes de consejo de poner en el orden del día cuestiones que sólo tienen por finalidad lavar su imagen delante de los medios, y proceder a propiciar un hecho relevante simplemente lamentable”, apunta en la misiva.

Asimismo, el presidente de Hesperia subraya que el consejo debería haber tendido puentes con los accionistas insatisfechos y buscar un acuerdo. “Y no ha sido así, llegando a proponerse por el presidente la destitución del vicepresidente”. Esto es, HNA propuso la destitución de Alfredo Fernández Agras, el consejero propuesto por Oceanwood.

“Creo que las circunstancias actuales son claras, hay que votar que existe un conflicto de interés que se pone de manifiesto en el día a día de la compañía, y eso votaré en la próxima junta general de accionistas”, sentencia Castro en su carta.