Como si fueran Mediaset y Atresmedia, los operadores Orange y Vodafone se han contraprogamado este martes entre notas de prensa y convocatorias para hacer sendos anuncios sobre tecnología 4G. Parecía que la apuesta, el dinero y parte de la comunicación iba encaminada al 5G, aunque resulta que todavía queda mucho por hacer con el 4G.

En la última edición del Mobile World Congress de Barcelona se ha hablado del 5G como una realidad. Algo que ya estaba aquí, y para lo que se preparaban los operadores. Junto a los fabricantes de red han llenado los medios de comunicación con noticias sobre pruebas y experimentos para comprobar la calidad del futuro 5G. Desde los próximos Juegos Olímpicos a los campeonatos nacionales de petanca. Todo valía para decir que estaba en camino.

El problema es que los operadores, caso de Orange y Vodafone esta semana, se han dado de bruces con la realidad. Mejor apostar, pensarán, por una tecnología que ha costado mucho dinero acceder a ella, tanto por la subasta pública de espectro, como la inversión en infraestructura; que mirar al 5G. Aunque visto cómo fue el aterrizaje del 4G en España, tampoco van sobrados de tiempo.

Esta semana en SABEMOS, se recogen unas palabras del director general de Orange para Europa, Gervais Pellisier, que piden mesura a la hora de invertir en 5G. Parece que los operadores le han escuchado, y han vuelto a recoger las armas para bajar al fango del 4G y pelear por los clientes. Nuevas estrategias, redes mejoradas, opciones diferentes. Todo vale.

Vodafone hace un guiño a sus clientes

Vodafone ha sido el primero en atacar, y después -en un par de horas- ha devuelto el golpe que le ha llegado de Orange. Había convocado a la prensa para anunciar que quieren compensar con 1 Gb de datos a los clientes que perciban una disminución de la calidad de la red de datos 4G y lo soliciten a través de la app móvil Mi Vodafone.

De este modo, Vodafone ha acelerado con el programa Spring el despliegue de su red 4G buscando tanto la rápida extensión de la cobertura, como mejorar la calidad de servicio. El propósito último es garantizar la satisfacción de los clientes en un entorno en el que el uso de los servicios de datos está creciendo de forma exponencial.

Después, y tras un comunicado de Orange sobre su cobertura 4G en el Metro, los rojos han devuelto el golpe detallando cuál es la suya en los diferentes suburbanos.

Al margen de más autopromoción, digna de esa pelea de televisiones, Vodafone también ha ofrecido datos sobre su despliegue de redes. En concreto, estima que a 30 de junio, la cobertura 4G estará disponible en más de 2.800 municipios. Además con la frecuencia de 800 Mhz sobre 4G más de 2.300 municipios disfrutarán de mejor cobertura especialmente en el interior de los edificios. Gracias también a la banda 800, 4G+ se extiende a más de 800 municipios con velocidades de hasta 330Mbps, según ha contado el operador.

Y qué ha hecho Orange

Por su parte, el operador naranja también ha querido comunicar este martes que su 4G es el mejor. Y no solo eso, sino que está en todos los sitios. Así, Orange ha prometido ofrecer cobertura 4G en todas las líneas de metro de España a lo largo de este año 2016.

Los casos más complejos, por el número de líneas y estaciones, son los de Madrid y Barcelona. El despliegue en ambas ciudades comenzó el año pasado y se enfrenta a importantes hitos durante este mes de junio. Así, antes de que finalice el mes, Orange cubrirá con su red 4G las 83 estaciones de la denominada “almendra central” de Madrid y ofrecerá este servicio en 92 estaciones del metro de Barcelona. En ambos casos, se completará el despliegue antes de que termine el año, tal como se hizo en 2015 con las líneas de metro de Málaga y Bilbao. En cuanto a Valencia y Sevilla, aunque se hallan aún en la fase inicial de despliegue, el objetivo también es ofrecer telefonía 4G a todos los viajeros de su red de metro a lo largo de 2016.

Este anuncio, lógicamente, ha venido acompañado del reguero de datos de conectividad 4G. Así, el operador de origen galo asegura haber alcanzado un total de 5,7 millones de clientes 4G y ofrece cobertura con esta tecnología al 87% de la población (unos 1.300 municipios), incluyendo todos los de más de 10.000 habitantes. La compañía ha anunciado que a finales de 2017 cubrirá con su red de cuarta generación al 95% de la población.

¿Se debe esperar tanto al 5G?

Todos tienen dudas. Las declaraciones de Pellisier parecen fundamentadas. Además, el hecho de que los operadores vuelvan a sacar a relucir su cobertura 4G, hace pensar que les queda camino para amortizar las inversiones.

Ahora bien, al mirar el calendario de cómo llegó el 4G a España, parece que no se debe perder el tiempo más de lo debido. En concreto, fue en 2011 cuando se cerró la subasta de espectro para la banda de 800 MHz, la que da mejores prestaciones para esta tecnología.

Luego, fueron cayendo los años entre aplazamientos, disposiciones para el dividendo digital, la TDT… Hasta 2015 no se ha podido disfrutar del 4G a pleno pulmón. Y, todavía hoy, hay muchos que no lo hacen. Bien porque quedan móviles sin la evolución suficiente, o porque son zonas sin esta cobertura.

Ante este escenario, para 2020 ya ha dejado claro Bruselas que la banda de 700 MHz debe estar libre y todo listo para empezar a funcionar con el 5G. Con este margen de tiempo, parece que se va a solapar una estrategia con la otra. Se contraprogamarán para comunicarlo.