La vida a veces pega bandazos inesperados en muy poco tiempo. En concreto un mes. Así de rápido ha cambiado la vida de Richard Alden, exdirectivo de Euskaltel, que hasta hace unos días pertenecía al consejo de administración de la compañía vasca y ahora está bajo sospecha por un presunto asesinato.

La historia tiene tintes cinematográficos y bastante surrealismo. De este modo, el exdirectivo de Deloitte, Ono (donde fue CEO de la compañía) y Euskaltel, ha sido detenido por la policía keniana como supuesto autor de un homicidio llevado a cabo en el país africano.

Alden, de 53 años, y según relata el diario ‘The Telegrah’, llevó a Grace Wangechi (supuestamente su amante o pareja) al hospital. La mujer presentaba heridas por arma blanca y arma de fuego. El exdirectivo de Ono y Euskaltel argumentó que la causa de la muerte -una vez que los médicos la certificaron- se había producido por un suicidio.

En este punto se tuerce la historia para Alden, ya que la policía vio indicios de que podría no ser un suicidio y le detuvieron como posible homicida de la mujer.

Lo primero que la policía keniana está intentando resolver es la relación de Alden con la persona fallecida. Diversos medios británicos especulan con la posibilidad de que fueran amantes, ya que Alden tendría una relación con otra mujer. Además, tendrían tres hijos. Sin embargo, también está la teoría de que Gracia Wangechi y el exdirectivo tendrían una relación formal después de haberse conocido en un club de senderismo que ambos frecuentaban.

Indicios de asesinato

La teoría de Alden de que se trataba de un suicidio la desmontó la policía al comprobar que el disparo se había producido, supuestamente, por la espalda, por lo que quedaba descartada esa historia del suicidio. Además la mujer presentaba heridas y cortes en los dedos que resultaban muy extraños.

Según narra ‘The Telegraph’, Grace Wangechi era responsable de una empresa de seguridad, y ese sería el nexo de unión con Richard Alden. En el momento de la muerte se encontraba en casa del ex CEO de Ono, y también estaría su mujer, la supuestamente verdadera. Wangechi les estaría preparando un sistema de seguridad para el hogar.

Después se sobrevinieron los hechos. Algunas fuentes de la investigación dicen que Alden sacó a la mujer, la metió en el coche y la llevó al hospital. Después, cuando la policía empezó a sospechar, registraron su casa y encontraron evidencias de sangre.

Aquí los medios británicos contraponen versiones. Unos dicen que Alden iba a viajar con su mujer. Otros que lo haría con la amante. También se especula sobre la licencia de armas que tendría.

Según los oficiales al mando, una vez que se lleven a cabo toda la investigación pertinente, Richard Alden será acusado formalmente de asesinato, ya que se da prácticamente por descartada la teoría del suicidio que presentó Alden cuando llevó a la mujer al hospital.

La marcha de Euskaltel

Todo eso se produce apenas unas semanas después de su abandono del operador vasco. Tras el despido de Fernando Ojeda, que se enmarca en una amplia remodelación del consejo, también renunciaron el propio Richard Alden y Bridget Cosgrave, así como de Alicia Vivanco.

Ahora el futuro del ex consejero delegado de Ono está en manos de la justicia keniana. La vida cambia por completo de un mes.