La carrera espacial de los años ’60 mostró la locura cuando se quiere ser el primero en algo sin tener muy claros los objetivos. Millones invertidos sin saber muy bien por qué. Ahora los operadores de telefonía están en otra carrera, la del 5G, aunque surgen voces como la de Orange que piden mesura a la hora de invertir.

La tecnología 5G será el futuro. De eso no hay duda. Es la evolución natural del 4G, y representará para la conexión móvil un nuevo avance. Además, con la llegada de la conectividad total entre máquinas, el internet de las cosas y los millones de dispositivos móviles que necesitarán red, es muy importante generar el marco regulatorio y técnico perfecto para la llegada del 5G. Pero han surgido voces discrepantes sobre la premura con la que se ha empezado a invertir en esta tecnología.

En concreto, el director general de Orange para Europa, Gervais Pellissier, ha advertido en una comparecencia pública que no quiere que se les vuelva a acusar de invertir en una tecnología antes de que su uso se generalice, como sucedió con el 3G. Por el momento Bruselas ya está promoviendo un segundo dividendo digital para que en los próximos años quede libre la banda de espectro de los 700 Mhz, que es donde el 5G tendrá mejor calidad.

Ante este escenario, tal y como recoge la web ‘Mobile World Live’, el directivo francés ha manifestado que deben ser cautos a la hora de invertir, y no se debe empezar tan pronto. Cree que lo fundamental es analizar las necesidades reales de los usuarios y ver cómo será el consumo de banda ancha móvil a partir de 2020.

Quizá Pellissier no vaya desencaminado. Una simple búsqueda en Google sirve para mostrar esa desmesura a la hora de lanzar proyectos e inyectar dinero en una tecnología a la que restan varios años hasta que sea de uso normalizado.

Primer evento global para promover la estandarización del 5G“, “Huawei finaliza las pruebas sobre el terreno de la interfaz aérea 5G“, “La conexión 4G+ llega a Madrid como antesala del futuro 5G“… fabricantes, operadores, todos están metidos de lleno en esa carrera por ser los primeros. Se trata de una lucha para, llegado el momento, anunciar en algún spot innovador que son los primeros en ofrecer una tarifa con 5G. ¿Pero tiene sentido?

Pruebas con gaseosa

Pellissier ha sido bastante irónico con algunas pruebas de desarrollo técnico que se están haciendo con 5G. En concreto, se ha referido a lo que planean ciertos operadores asiáticos para eventos puntuales. Por ejemplo los próximos Juegos Olímpicos de invierno, o la olimpiada de Japón en 2020. Piensa que un par de semanas no es un escenario real para hacer pruebas concretas. Así, en tono de burla, no ve optimas esas pruebas para que marquen el futuro de la industria.

En el caso concreto de Orange, el directivo francés ha precisado que su objetivo no es volcar todo el ancho de banda móvil sobre esas redes, sino que tienen la intención de hacer un uso conjunto con las redes fijas para el desarrollo de esta tecnología. Asegura que habrá un uso, también intensivo, de wifi cuanto una persona esté en un lugar cerrado. Por eso, Orange está invirtiendo más dinero en infraestructuras fijas que móviles.