La promotora no se da por vencido a pesar de que Manuela Carmena vetó definitivamente su propuesta en la Asamblea junto con los votos del PSOE. Su última medida ha sido crear una oficina de información para que todos los madrileños conozcan los detalles del proyecto.

No es la primera vez que Distrito Castellana Norte (DCN) trata de movilizar a la opinión pública para agilizar las negociaciones con el consistorio. Si hace apenas dos meses su presidente, Antonio Béjar, decidió dar en exclusiva nueva información sobre el proyecto, ahora la promotora ha creado una oficina informativa para conectar directamente con los ciudadanos y explicar los detalles de la ‘Operación Chamartín’.

El local se ubica en el distrito de Fuencarral y tiene como finalidad “ofrecer información y resolver dudas”, además de escuchar las observaciones y propuestas de los vecinos respecto al proyecto. Desde la promotora señalan que no se trata de ninguna “respuesta” ante la actitud del Ayuntamiento, sino de una medida prevista desde hace tiempo.

“La idea de montar una oficina informativa llevaba tiempo gestándose, no es cosa de 15 días. No es ninguna respuesta ante la situación actual”, señalan desde DCN.

Y la situación actual no puede ser más tensa, después de que Ahora Madrid y el PSOE denegaran con sus votos la aprobación definitiva del Plan Parcial de Reforma Interior de la Prolongación de la Castellana –el proyecto de DCN-, además de declarar la imposibilidad de la tramitación del convenio urbanístico de gestión y ejecución de dicho plan.

Desde la promotora ya le ven las orejas al lobo y esperan que sea la presión del resto de agentes implicados los que obliguen al consistorio a cambiar su postura respecto al proyecto. Las negociaciones llevan prácticamente un mes estancadas, tras la infructuosa reunión entre la Comunidad de Madrid, el Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento y el BBVA (principal propietario de DCN) y la posterior notificación de que Manuela Carmena no podría estar presente en la segunda ronda, programada para este miércoles.

“Nuestro objetivo es informar a todo el que se quiera acercar sobre el proyecto, sus beneficios y lo que eventualmente se perdería Madrid si no sale adelante. Nuestra actitud sigue siendo la misma, el proyecto sigue encima de la mesa y se puede retomar siempre que haya voluntad política. Por el momento apostamos por esto y no nos planteamos otras alternativas”, añaden desde la promotora.

La propuesta de DCN lleva elaborándose durante casi 20 años entre las distintas administraciones y tiene su fecha límite en el próximo 31 de diciembre. La iniciativa cuenta con una inversión de 6.000 millones por parte de los propietarios de los terrenos y espera generar más de 120.000 nuevos empleo durante su ejecución y desarrollo y que permitiría ingresar 3.340 millones a las Administraciones Públicas.

El plan propone la construcción de casi 16.000 viviendas, la ampliación del nudo norte y el de Fuencarral, además de la construcción de tres estaciones de metro y una de cercanías, junto a la renovación de las vías. También se comunicó recientemente la intención de construir el mayor rascacielos de Europa además de un segundo foco financiero en la capital que complemente a las famosas ‘cuatro torres’.

Por su parte, el Ayuntamiento presentó de manera paralela su propia versión del proyecto con la iniciativa ‘Madrid Puerta Norte’. La propuesta de Carmena se basa en una gestión público-privada de las obras en la cual las administraciones se harían cargo de los costes en la remodelación de las infraestructuras.

Según su planteamiento, el papel de la promotora quedarían reducido notablemente, junto a su inversión, debido a una reducción de los 3.114.336 m2 de superficie urbanizable iniciales a los 1.744.549 finales. Además, también se reduciría el número de viviendas construidas, de las casi 16.000 planteadas por DCN a tan sólo 3.600.