Más de 3.600 simpatizantes del partido morado se coordinan a través de un canal de Telegram para desacreditar en las redes a los adversarios de Iglesias. La formación naranja es objetivo predilecto en las campañas de las últimas semanas.

Podemos y Ciudadanos han pasado de ser compañeros de viaje en la lucha contra el bipartidismo a protagonizar el antagonismo más visceral de la política española. Queda muy lejos el “al final nos presentamos juntos” que Pablo Iglesias le dedicó a Albert Rivera en su primer debate de Salvados, hace ocho meses, cuando compartían objetivos comunes y sus formaciones mantenían una relación tan cordial que encontraban muchos más puntos de intersección que de fricción. Tras la legislatura fallida, el eje nuevo/viejo ha quedado superado por el tradicional izquierda/derecha, colocando a cada emergente en un polo y alterando las dinámicas y estrategias políticas.

La lucha de Ciudadanos por cultivar un discurso más ideológico para fidelizar a sus electores -su gran reto- le ha llevado asimismo a incrementar la dureza de sus ataques a Podemos, cuyas respuestas no son menos contundentes. El principal reflejo de esta batalla se da en las redes sociales, donde las huestes de ambos partidos se enfrentan a diario y los intentos por viralizar campañas contra el adversario son continuos.

Los activistas difunden cada tensión o disputa interna de Ciudadanos para menoscabar la credibilidad de Rivera

El partido morado está teniendo más éxito en este campo, gracias a la experiencia que acumula en gestión de redes -aspecto crucial de su estrategia desde que nació- y, sobre todo, a la entrega de la legión de voluntarios afines que día tras día ponen su empeño en desacreditar a C’s. Es la fuerza de las campañas negativas, pero también del “desborde”, término con que Podemos denomina las iniciativas anónimas y espontáneas que surgen a su alrededor y que, sin necesitar la tutela del partido, contribuyen de modo decisivo a defender sus postulados y desgastar al rival. El desborde fue clave para hacer triunfar a las plataformas municipalistas hace un año y es una de las metas que la coalición Unidos Podemos se marca ante el 26-J.

Pero, ¿cómo logran los afines a Iglesias colocar sus consignas en lo más alto de los trending topics, hacer que sus vídeos tengan miles de visualizaciones en tiempo récord o expandir sus memes por los móviles de toda España? La herramienta de mensajería instantánea Telegram explica gran parte de su éxito. Y, concretamente, un canal abierto de esta plataforma -denominado Guerrilla– del que ya forman parte más de 3.600 personas. Por ahí reciben decenas de directrices diarias, pantallazos de prensa, eslóganes efectistas, enlaces a noticias y todo tipo de material con que reforzar la línea argumentativa elegida. Después, cada uno lo difunde en su entorno y a través de sus perfiles de la manera que mejor considera, logrando una progresión geométrica de impactos que les hace imbatibles.

Guerrilla no se dedica solo a atacar a Ciudadanos, pero en las últimas semanas esa es su prioridad. Desde que se convocaron nuevas elecciones se ha puesto más el foco en desgastar a la formación naranja, a la par que esta ha ido subiendo el tono contra Podemos.

Uno de los recursos preferidos de los simpatizantes de Iglesias es la actividad interna de C’s. Cualquier tensión, escándalo o disputa es divulgado por el canal, animando a cada miembro a que haga lo propio en sus círculos de confianza. Así ocurrió cuando exconcejales naranjas de Molina de Segura (Murcia) pidieron la dimisión de su líder -“Albert Rivera sigue sumando detractores dentro de su partido”-, cuando dimitió el líder de Ciudadanos en Valdepeñas (Ciudad Real) o cuando renunció a ir en las listas el que en diciembre fue número uno de Rivera al Senado por Vizcaya.

Con el mismo ímpetu rescataron viejos mensajes de ‘Felisuco’ en Twitter para ridiculizar el fichaje de Ciudadanos para Cantabria o viralizaron unas desafortunadas declaraciones que el portavoz naranja en La Rioja hizo en 2011 sobre los parados y sobre Telecinco. “¿Y Albert Rivera lo mantiene en el puesto? Es vergonzoso”, apuntaban.

Especial atención dedican al pacto PP-Ciudadanos que permite a Cristina Cifuentes gobernar la Comunidad de Madrid. Cada vez que hay una sombra de sospecha sobre la gestión de los populares en esta autonomía o que se desvelan nuevos detalles sobre la Púnica, los simpatizantes morados aprovechan para inundar las redes con ello. #LesUneMarjaliza fue una de sus campañas más exitosas, lanzada tras conocerse las declaraciones del cabecilla de la trama, que inculpó a diputados del PP y a una de Ciudadanos, Eva Borox, que acabó dimitiendo.

Guerrilla puede presumir prácticamente a diario de colocar trending topics en Twitter. #MáquinaMafiosa, #ElDesgobiernoDelPP, #DesmontandoALaCasta o el irónico #PactoAntisillones son algunos de sus últimos éxitos. Suelen avisar con antelación de la hora a la que comenzará la avalancha de mensajes, para que los voluntarios estén preparados y actúen a la vez. Se proporciona información suficiente para que haya donde elegir y los mensajes, aunque similares, no sean idénticos. Numerosos dirigentes de Podemos suelen sumarse a las iniciativas, multiplicando así el eco de las mismas.

“Los líos en Ciudadanos por la financiación de su partido prosiguen”, “cada paso que da Ciudadanos es un paso hacia lo viejo, ahora coloca a gente a dedo en las listas. El 26-J perderá votos”, “los propios de Ciudadanos constatan lo que llevábamos tiempo diciendo”… Las consignas contra el partido de Rivera son tantas en Guerrilla que se hacen innumerables. #QuiénTePagaElBillete fue la elegida para difundir que los líderes madrileños de C’s, Ignacio Aguado y Begoña Villacís, habían sido invitados por el Atlético de Madrid a la final de la Liga de Campeones, el pasado día 28. Otro éxito rotundo.

Atención a las encuestas

Gran resultado suelen obtener también cuando ponen en el radar las encuestas de los medios digitales. El canal está muy atento a cualquier sondeo que pregunte por la intención de voto o por quién ha ganado un determinado debate, enlazándolo lo antes posible para que los miles de correlegionarios participen y decanten la balanza del lado de Podemos. Este domingo, sin ir más lejos, compartieron ocho encuestas de distintos medios que preguntaban por el ganador del cara a cara Rivera-Iglesias en Salvados. “¡Vamos a ganarlas todas!”, se animaban.

La noche fue muy activa en Guerrilla, con un centenar de mensajes dedicados a argumentar a favor del candidato morado y en contra del naranja, reforzando las líneas maestras de las intervenciones del primero y tratando de explotar los errores del segundo. “¿Estáis preparados para dar la batalla? (…) Preparad vuestras armas porque hoy vamos a salir a por todas”, se avisaba quince minutos antes del inicio del debate. Ya el día anterior habían mandado un recordatorio -“necesitaremos vuestra fuerza en las redes para darle donde más le duele a Riverita y sus acólitos”- y de 21.30h a 23.30h la actividad fue frenética.

En estas semanas de transición entre la legislatura fallida y la campaña electoral, los activistas también han criticado mucho las palabras de Jordi Sevilla indicando que el PSOE difícilmente podrá entenderse con Iglesias tras el 26-J, los mensajes contradictorios de los socialistas o la gestión de Rajoy, ante quien Iglesias y Garzón pretenden erigirse como la única alternativa viable. Con #ElPactoFrustrado difundieron el último vídeo de @RaGLaN_83, que trata de culpabilizar a Sánchez de la reedición de los comicios. El autor es célebre en el mundillo de la comunicación online, pues es el mismo que elaboró el año pasado #DesmontandoACiudadanos –producción audiovisual que condensaba en 15 minutos los puntos más oscuros del partido naranja y batió récords de visualizaciones- y otros vídeos de gran repercusión.

Podemos se desmarca de toda esta actividad, que asegura no tiene nada que ver con su estructura orgánica y corresponde a seguidores que actúan por libre. Cuando consideran pertinente sumarse o respaldar alguna de las campañas, lo hacen a través de sus portavoces más señeros, todos ellos muy activos en redes y con cientos de miles de seguidores. Igualmente, cada vez son más frecuentes los vídeos de Iglesias y Errejón en Facebook, las emisiones a través de Periscope y otras actuaciones que hacen de Podemos el número uno de la comunicación política online. Con desborde o sin desborde.