Android es el rey de los sistemas operativos, pero en más de una ocasión BQ ha decidido darle una oportunidad a sus competidores tratando de demostrar que hay vida más allá del famoso androide verde y de iOS, la apuesta de Apple.

Fue durante el Mobile World Congress celebrado en febrero cuando se presentó la BQ Aquaris M10 Ubuntu Edition, una tablet que ya se encontraba en el catálogo de BQ pero que como novedad viene equipada con Ubuntu, siendo la primera tableta que funciona con este sistema operativo.

Además, nos ofrece la posibilidad de utilizar el dispositivo tanto con una versión móvil como de escritorio si le conectamos un ratón y un teclado, lo que viene siendo pasar de tener una tablet a un pequeño ordenador portátil en cuestión de segundos y sin cambiar de instrumento.

En SABEMOS hemos estado probando esta tablet para poder contaros que tal funciona y como se desenvuelve con Ubuntu.

Primeras impresiones

Abres la caja y no hay sorpresa alguna, ahí está la BQ Aquaris M10 Ubuntu Edition, con exactamente el mismo diseño que la BQ Aquaris M10. La diferencia está en el interior.

La tablet cuenta con un cuerpo de plástico y una pantalla de 10,1 pulgadas, que permiten una buena sujeción del dispositivo. Tiene un buen tamaño, no es demasiado gruesa, y en cuanto a su peso, la BQ Aquaris M10 Ubuntu Edition, con 470 gramos, es bastante ligera, por lo que podemos transportarla de un lado a otro sin problema.

IMG_4763

En el borde derecho tenemos el botón de desbloqueo y de volumen, y justo en el lado izquierdo es donde se encuentran el jack 3.5 y los puertos microUSB y microHDMI, que nos permiten conectar, en caso de ser necesario, un teclado y/o un ratón. En la parte delantera, bajo la pantalla, a ambos lados del logo de BQ, es donde se sitúan los dos altavoces. Centrada, por encima de la pantalla, está la cámara delantera de 5 Mpx, que ofrece una calidad aceptable pero a la vez mejorable.

En la parte trasera de la BQ Aquaris M10 Ubuntu Edition, donde además se quedan marcadas las huellas con facilidad, encontramos la cámara de 8 Mpx, que no me ha dejado muy buenas sensaciones. Aunque sinceramente no es una cámara que en el día a día use demasiado, de hecho no la he usado salvo para comprobar los resultados que ofrecía, ya que me es más práctico sacar el móvil a la hora de hacer una foto.

Cámara

IMG_4759

A la hora de usar las cámaras, la trasera nos puede sacar de algún apuro pero poco más. Las imágenes que podemos obtener dejan mucho que desear, y por supuesto si nos encontramos en situaciones en las que las condiciones de luminosidad son malas el resultado va a ser un horror. Pero, como decía, ¿de verdad alguien usa la cámara principal de las tablets? Yo por lo menos, no.

En cuanto a la cámara delantera, aquí sí que deberíamos exigir algo más, puesto que no podemos olvidar que la BQ Aquaris M10 Ubuntu Edition se presenta como un dispositivo convergente que puede pasar de ser una tablet a un pequeño ordenador portátil.

Con los 5 Mpx que tiene esta cámara podemos realizar una videollamada sin problema, aunque igual un poco más de calidad a la hora de capturar la imagen no vendría nada mal.

De tablet a PC

BQ ha tenido una buena idea incorporando Ubuntu a su tablet, pero el experimento no les ha salido del todo bien. El problema que encontramos es que está versión de Ubuntu no está lista para los usuarios, que echarán de menos tener acceso a algunas aplicaciones y una mejor experiencia de uso.

IMG_4758

Como ocurre con el resto de sistemas operativos que no son ni Andorid ni iOS, hay aplicaciones de uso diario que no se encuentran disponibles para descargarlas, por lo que si queremos utilizarlas tendremos que hacerlo desde el navegador. Esto es algo normal y que podríamos esperar si tenemos en cuenta que no hay demasiados desarrolladores que decidan crear apps para un sistema operativo que no tiene muchos seguidores, principalmente porque los fabricantes no apuestan por ellos.

Quitando la falta de aplicaciones, podemos decir que la BQ Aquaris M10 Ubuntu Edition se desenvuelve bastante bien en modo tablet. La cosa cambia cuando decidimos enchufar un teclado y un ratón para pasar a usar el modo escritorio, que se activa de forma automática al reconocer la conexión. Para empezar, una pantalla de 10,1 pulgadas resulta pequeña e incómoda para trabajar. Además, notamos una mayor ralentización a la hora de realizar tareas.

IMG_4754

Por lo tanto esta tablet de BQ nos puede sacar de un apuro al conectarle un teclado y un ratón, pero no es capaz de convertirse en el sustituto de un PC.

Batería

Aquí, como pasa con todos los dispositivos tecnológicos, la duración depende del uso que le demos. Por lo que en este apartado, decir que su batería LiPo de 7.280 mAh, nos permite una gran autonomía.

Características de la BQ Aquaris M10 Ubuntu Edition:

  • Dimensiones: 246 x 171 x 8,2 mm
  • Peso: 470 gramos
  • Pantalla: 10,1 pulgadas
  • Sistema Operativo: Ubuntu 15.04
  • Procesador: MediaTek Quad Core MT8163A
  • RAM: 2 GB
  • Memoria interna: 16 GB (ampliable hasta 200 GB mediante una tarjeta microSD)
  • Batería: LiPo 7.280 mAh
  • Cámara: trasera de 8 MP y delantera de 5 MP
  • Conectividad: wifi, bluetooth versión 4.0 y GPS
  • Colores: negro
  • Precio: 219,90 euros