El supervisor recibió más de un centenar de alegaciones iguales procedentes de taxistas particulares contra las conclusiones preliminares del informe pro-Uber. Cribados los textos repetidos, aún quedan 1.150 observaciones válidas.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) continúa con el proceso para sacar adelante su polémico informe sobre cómo regular los nuevos modelos de negocio de economía colaborativa. El objetivo: elevar el informe al pleno del supervisor en las próximas semanas.

El organismo acaba de concluir el análisis de las alegaciones presentadas en la segunda consulta pública sobre el estudio, cuyas conclusiones preliminares –proclives a dar alas a plataformas como Airbnb, Blablacar o Uber- levantaron ampollas no sólo en los sectores afectados por el avance de los nuevos negocios, sino también en la propia cúpula de la CNMC.

La CNMC ha desvelado que ha recibido un total de 1.150 alegaciones. Pero ésas son sólo las observaciones válidas, pero el organismo recibió realmente cerca de 1.300 escritos. Los equipos del supervisor llevan semanas cribando todas las alegaciones enviadas, y el resultado es que más de un centenar han quedado fuera.

Las menos, fueron retiradas por suplantación de identidad (sí, también llegó alguna con el nombre de personajes de series de televisión). Pero la inmensa mayoría de las descartadas por incorrectas lo fueron porque se trataban del mismo escrito –o muy similar- enviado una y otra vez por diferentes taxistas, confirman a SABEMOS fuentes conocedoras del proceso.

La CNMC ha dejado fuera ese centenar largo de observaciones de ‘spam’ por tratarse casi de una plantilla, prácticamente con el mismo contenido repetido, lo que habría distorsionado los resultados del análisis de las respuestas recibidas por el supervisor. Además, los técnicos del organismo presidido por José María Marín Quemada enviaron un correo eléctrico de agradecimiento a todos los que presentaron alegaciones para asegurarse de que las direcciones de e-mail eran reales.

Gana el rechazo a las propuestas

Las alegaciones recibidas son mayoritariamente contrarias a las catorce recomendaciones preliminares de la CNMC. Una tras otra, una mayoría de los escritos se manifiesta en contra de las propuestas [Ver aquí un resumen de las respuestas recibidas por el supervisor].

La gran mayoría, hasta el 84%, de las 1.150 alegaciones válidas procede de particulares y autónomos. Mientras que sólo un 6,4% fue enviado por empresas, un 3,3% por miembros de autoridades de competencia, un 2,1% de asociaciones económicas; un 1,7% de administraciones públicas, un 1,3% del ámbito universitario, y también hay un 0,5% de sindicatos y un 0,3% de organizaciones de consumidores.

Por tipo de participante, los resultados son muy dispares. Según subraya la propia CNMC, las autoridades de competencia, organizaciones de consumidores y universidades mayoritariamente muestran su respaldo a las propuestas de la CNMC para eliminar trabas a las empresas de economía colaborativa en los diferentes sectores. Pero el peso de los más proclives es escaso en el conjunto de participantes en la consulta pública.

IMAGEN: Time.com