España ha puesto sus ojos en el Sudeste Asiático para innovar en tecnología. El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) ha firmado acuerdos de cooperación y entendimiento con Tailandia y Malasia para promover la creación de proyectos tecnológicos conjuntos durante una visita oficial de cinco días a estos países.

Francisco Marín, director general del CDTI, ha señalado que la visita se enmarca dentro de los planes de cooperación tecnológica y empresarial con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). El CDTI es una entidad pública empresarial dependiente del Ministerio de Economía y Cooperación español.

Con el objetivo de intercambiar ideas y valorar proyectos, la delegación española también ha celebrado talleres con institutos tecnológicos de Kuala Lumpur y Bangkok. Acompañando a la delegación, representantes de centros y empresas de tecnología de España.

¿Qué objetivos tienen estos acuerdos?

Francisco Marín ha señalado que los acuerdos alcanzados tienen como objetivo la “creación de proyectos bilaterales entre empresas españolas” y compañías, centros, universidades y otras entidades de estos países del Sudeste Asiático.

“España financiará en parte, con nuestros mecanismos de financiación, a las empresas españolas y Malasia y Tailandia harán los suyo con las empresas de estos países”, ha asegurado el director del CDTI. Marín se ha mostrado optimista y ha asegurado que su departamento trabajará como “facilitador” de las empresas, apoyando y aportando servicios de consultoría.

Los acuerdos con Tailandia y Malasia

España está dispuesta a colaborar en diferentes áreas tecnológicas con los países del Sudeste Asiático. Durante las reuniones con responsables gubernamentales y empresas de Tailandia y Malasia, los principales sectores sobre los que se ha tratado son el tratamiento de aguas, la integración de las TIC en los hospitales, la obtención de energía a partir de biomasa y de aceite de palma, y las energías eólica y solar.

En Tailandia, el CDTI alcanzó un acuerdo con el Centro de Excelencia de las Ciencias de la Vida (TCELS), una empresa pública que depende del Ministerio de Ciencia y Tecnología de Tailandia y que se encarga de apoyar a las empresas dedicadas a la biotecnología y a las ciencias de la vida. En Malasia, se firmó un memorándum de entendimiento con el Grupo Industria-Gobierno para la Alta Tecnología de Malasia (MIGHT). Esta entidad pública promociona y financia proyectos de investigación industrial y desarrollo multisectorial y depende de la oficina del primer ministro malasio, Najib Razak.

Francisco Marín, el director del CDTI, ha valorado positivamente las reuniones y espera que para finales de año se pueda concretar algún acuerdo de colaboración. “Las demandas que hemos tenido sobre la mesa por parte de los responsables de Malasia y Tailandia son perfectamente solucionables, me consta que las empresas españolas tienen la tecnología disponible”, ha valorado Marín.

Los acuerdos con ASEAN son de vital importancia si se tienen en cuenta las dimensiones de esta asociación. Integrada por Birmania (Myanmar), Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam, ASEAN cuenta con una población de 622 millones de habitantes y un PIB conjunto de 2,24 billones de euros. El bloque es ambicioso: a través de la integración de sus países aspira a convertirse en la cuarta potencia económica en 2020.