Las farmacias de Cataluña vuelven a estar en el punto de mira. La deuda de la Generalitat con las farmacias ha vuelto a aumentar hasta los 208 millones. Este incremento se debe a que el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) ha incumplido de nuevo este mes el plazo de pago a estos establecimientos.

El Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña ha informado que, dado que el día 5 es festivo, las farmacias deberían haber cobrado el viernes 3 de junio 117,2 millones de euros de la factura de los medicamentos dispensados en el mes de abril, pero la Generalitat ha comunicado que no pueden hacer frente a este pago. Además, CatSalut todavía debe 91,3 millones que se corresponden con el 76% de a factura de los medicamentos de marzo y que se deberían de haber abonado el 5 de mayo. Las matemáticas no fallan, y al sumar los 117,2 millones a los 91,3, la deuda con las farmacias alcanza los 208,5 millones.

Las críticas de los farmacéúticos

Los farmacéuticos están cansados de la situación. El sector arrastra los impagos desde el año 2011 y han reclamado de nuevo “medidas para que esta insuficiencia presupuestaria no conduzca a perpetuar o agravar el retraso en el pago de los medicamentos dispensados a los ciudadanos”.

El pasado 24 de mayo, el Govern aprobó el Proyecto de ley de presupuestos de la Generalitat para 2016. Para los farmacéuticos es una medida insuficiente, pues aunque contempla incrementar un 3 % la partida correspondiente a Farmacia, consideran que”este incremento queda muy por debajo del aumento del 50 % que requeriría la partida para hacer frente al gasto real en medicamentos dispensados desde las farmacias”. Además, desde el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña reclaman una financiación suficiente para poder acabar con este problema de una vez por todas.

Las ayudas desde el Gobierno central tampoco son suficientes para los farmacéuticos. Aunque el 30 de mayo el Ministerio de Hacienda comunicó que había entregado 172,74 millones de euros correspondientes al primer trimestre del año a las comunidades autónomas adheridas al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), los farmacéuticos lamentan que esta medida “de momento no ha servido para reducir la deuda existente”.