Si le faltaba algo a la guerra del taxi contra las plataformas de economía colaborativa… irrumpió Pablo Iglesias y Podemos. La formación morada ha organizado un acto en Barcelona para protestar contra el TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones) que ha contado con la presencia del sector del taxi. Aunque el foco, al menos en las redes sociales, lo han puesto en Uber y Cabify, los dos principales señalados en esta batalla.

“¿Pillamos un uber?”, “Yo no le doy un duro a Panamá, ¡llama a un taxi!” Con este reclamo presentaba su protesta en Barcelona la formación de Pablo Iglesias, que contaba con la presencia de Lola Sánchez, Tania González, Rafael Mayoral y Oscar Guardingo.

La consignas que se han lanzado desde Podemos han sido claras. No han eludido la confrontación directa con Uber y Cabify. Así, el primer ataque ha sido sobre la posible precarización que generarán este tipo de empresas y la consecuente precarización del servicio público en el servicio del taxi.

Otro de los aspectos a los que ha dado importancia la formación morada tiene que ver con la situación fiscal de estas empresas a las que acusa de no pagar impuestos. Además, arremete contra ellos diciendo que empeoran las condiciones de los autónomos.

También han hecho mención a la competencia desleal, uno de los primeros ataques que se dio contra estas plataformas dedicadas al transporte privado de pasajeros.

Sobre derechos laborales también se ha hecho eco el partido de Pablo Iglesias. En este punto claman para que no haya privilegios solo para unos cuantos.

En cuanto a la aprobación del TTIP, suponen que en caso de aprobarse eso daría alas a estas empresas de economía colaborativa, como es el caso de Uber o Cabify, para cambiar las legislaciones nacionales.

Del “dumping”, es decir, bajar los precios del coste de producción, también han hablado y, aunque aseguran apostar por una competencia justa, no creen en la “competencia desleal”.

Estos son algunos ejemplos del posicionamiento que ha hecho Podemos con respecto a la guerra del taxi que en estos momento se libra en España. Uber y Cabify son los principales objetivos. Pero la batalla para que no ha hecho más que empezar.