No quería yo incluir al bueno de Monseñor Cañizares (Monse para los amigos) en esta sección. No hay honor ninguno en pescar peces en un barril, en hacer leña del árbol caído, en acertar con una escopeta a la pared de un granero o en ironizar sobre la figura de un obispo en nuestro bello país, rebosante de personas con sentido del humor y fino sentido de la ironía para los que no hay ningún tema tabú.

No es fácil escribir esta sección, ¿saben? Casi todo el mundo comprende el espíritu de la cosa, que parte de la idea de que todo el mundo es idiota, empezando por el que la escribe, que es el más idiota de todos. El 5% que no la comprende –o el que no la quiere comprender– es el más ruidoso de todos, y tiende a tomarse por lo literal las frases que uno ha dicho. Lo cual sería, por supuesto, un error. Nadie debería tomarse al pie de la letra una sección de humor, a la que no ponemos un disclaimer para no insultar la inteligencia de usted, querido lector –y, por qué no decirlo, porque nos morimos de risa con los tuits de los trolls–, que agradecemos infinitamente.

Por la misma, uno no escribe un necio sobre Monse Cañizares, No se puede uno tomar por lo literal a alguien quien…

…preguntado por los refugiados, cree que son una “invasión”: “No sé si la invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio. Muy pocos de los que vienen son realmente perseguidos. ¿Dónde quedará Europa dentro de unos años?“.

…cree que el aborto es más grave que el abuso sexual: “No es comparable lo que haya podido pasar en unos cuantos colegios de Irlanda con los millones de vidas destruidas por el aborto”.

…los ateos solo buscan sexo y dinero. “Los ateos están vacíos y desorientados, tienen como ideas prevalentes, el dinero, el sexo, el goce narcisista y el goce del cuerpo.”

…el matrimonio debe ser solo entre hombres y mujeres. “Debemos promover y defender el matrimonio único e indivisible entre un hombre y una mujer y recobrar la confianza en sí mismas como grandísima esperanza para el futuro, a pesar de políticas irresponsables y suicidas, producto de las ideologías y cultura dominantes que no ayudan a la familia sino que la distorsionan“.

..que niega la crisis económica: No creo en “las proporciones tan enormes que dicen” porque no veo “a la gente más que antes en la calle ni viviendo debajo de un puente”.

…que cree que los políticos han sido picados todos por la cobra gay: “hay una importante escalada contra la familia por parte de dirigentes políticos, ayudados por otros poderes como el imperio gay y ciertas ideologías feministas”.

…y que llama a desobedecer las leyes, así, a lo anarcosindicalista, sobre todo la más perniciosa de la historia de la humanidad. ¿el nazismo? ¡no! la ideología de género, hostias: “llamo a desobedecer todas aquellas leyes injustas basadas en la ideología más insidiosa y destructora de la humanidad de toda la historia, que es la ideología de género”.

Como imaginarán, hacer sangre con las frases anteriores no da el menor trabajo, y el señor Uriondo, director de este periódico, me manda ingentes cantidades de dinero a mi casa en enormes volquetes de billetes de 500. Se supone que tengo que hacer algo para ganármelos.

Así que no quería incluir a Monse Cañizares en esta sección a pesar de que lleve años tratando de derribar la puerta a cabezazos.

Hasta esta misma mañana.

Momento en el que Monse, con toda su buena voluntad, ha retirado sus palabras de la semana pasada sobre el imperio gay. Lo ha hecho de la manera tradicional de los que no lamentan una mierda, retirando las palabras que “hayan podido molestar”, que es lo mismo que recetar un vaso con un poco de agua dentro y un ajo en suspensión. Sobre su homofobia, ha alegado que siente el máximo respeto y amor por los gays y las lesbianas. Le ha faltado añadir que tenía muchos amigos gays PERO (tengomuchosamigosgayspero es la frase que primero identifica a un homófobo, amable lector).

Hasta aquí, más o menos lo esperado. Pero, amigos, es Monse Cañizares. Como el Chapulín Colorado, no se puede contar lo suficientemente con su astucia. Así que ha aprovechado su disculpa para dirigirse al President de la Generalitat, Ximo Puig, y a Mónica Oltra, y les ha dicho en su misiva… atención…

“Me recuerdan ustedes los tiempos de Franco, cuando se censuraban homilías”.

Como la proverbial sartén

Como la proverbial paja en el ojo ajeno

Como la proverbial prostituta y sus tacones, que rima con lo que Monseñor tiene CUADRADOS.