Nuevos y prometedores horizontes a la vista para la biociencia. Grifols prevé invertir 1.200 millones de euros hasta 2020, de los que gran parte irán destinados a su división de biociencia. La multinacional española especializada en el sector farmacéutico y hospitalario ha anunciado esta inversión en la presentación que la empresa ha realizado en la reunión de analistas e inversores en Dublín (Irlanda).

En un documento remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Grifols recoge que el 45% de las inversiones (540 millones de euros) se destinarán al área de biociencia. Además, se incluyen mejoras en las instalaciones de Barcelona y Dublín de la compañía así como la creación de una nueva planta en Clayton (Estados Unidos).

La división de recolección de plasma recibirá el 25% (300 millones), seguida por el área comercial y corporativa con el 15% de la inversión (180 millones). Por último, el 12% (144 millones) irá destinado a la división de diagnóstico y un 3% (36 millones) a la división hospitalaria de la compañía.

Los planes de Grifols

La que es la tercera mayor empresa del mundo en el sector de hemoderivados destinará su liquidez a cinco ejes principales: planes de expansión de capital, reducción del endeudamiento, inversiones para el crecimiento orgánico, dividendos y adquisiciones.

Por ahora las cifras le salen a la multinacional española. En 2015, el beneficio neto de Grifols creció un 13,2% con respecto a 2014 y alcanzó los 532,1 millones de euros. Los ingresos de la compañía se elevaron a 3.935 millones, lo que supone un incremento del 17,3%. ¿Las causas de este crecimiento? El efecto de las divisas y la división de biociencia, uno de los principales impulsos de Grifols.