Entre 2015 y 2021, los dispositivos conectados crecerán un 23% anual, y la mayor tasa de incremento será para el Internet de las Cosas (IoT): del total de 28.000 millones de dispositivos en 2021, cerca de 16.000 millones serán IoT.

Estos son los datos que se extraen del último informe Mobility Report elaborado por Ericsson, que revelan que será Europa Occidental quien lidere las nuevas conexiones IoT, ya que se espera que los dispositivos en este mercado crezcan un 400% en 2021, sobre todo por las nuevas disposiciones regulatorias relativas a contadores inteligentes y la creciente demanda de coches conectados, incluyendo la directiva e-call de la UE, prevista para 2018.

conexion

Rima Qureshi, vicepresidenta y responsable de Estrategia de Ericsson, asegura que “el Internet de las Cosas se está incrementando a medida que se reduce el precio de los dispositivos y surgen aplicaciones innovadoras. Desde 2020, el despliegue comercial de las redes 5G ofrecerá capacidades adicionales críticas para IoT, como la network slicing y la posibilidad de conectar de forma exponencial más dispositivos de lo que es posible hoy en día”.

Por supuesto las suscripciones de smartphones seguirán aumentando, llegando a duplicar sus cifras para 2012, cuando se espera que pasen de 3.400 millones a 6.300 millones. Por otro lado, según la consultora Gartner, este año se venderán 274 millones de wearables en todo el mundo, lo que supone un 18% de incremento con respecto al año pasado, aunque en el sector de los relojes inteligentes ese incremento llegará a ser más del doble en dos años. La consultora CCS Insight calcula que en 2020 la mitad del mercado de wearables sea de smartwatches, un crecimiento que se explica con la irrupción de Apple en el sector.

En cuanto al llamado Internet de las cosas el mercado es aún más pujante. Según Intel, existen ya 15.000 millones de objetos conectados a Internet y la facturación pasará de los 638 mil millones de euros actuales a 1,18 billones en 2019.

Cambio de hábitos: más vídeo a más velocidad

Según detalla el informe de Ericsson el uso de datos móviles para la reproducción de vídeo en smartphones ha crecido un 127% en tan solo 15 meses (2014-15), propiciado por los nuevos hábitos de visionado de contenido multimedia de los jóvenes. En el periodo de los últimos cuatro años (2011-15) se ha observado un descenso del 50% en el tiempo que los adolescentes emplean en ver la televisión/vídeo en una pantalla de televisión. Esto y el hecho de que las generaciones futuras de usuarios móviles son los principales consumidores de datos para vídeo streaming en smartphones (WiFi y móvil) les convierte en el grupo de seguimiento prioritario para los operadores móviles.

En 2021 habrá algo más de un teléfono móvil por persona: con una población mundial estimada de 7,7 millones, los teléfonos móviles serán unos 8,6 millones.

En 2016 las redes LTE comerciales han alcanzado velocidades de datos de 1 Gbps, por lo que se espera que en la segunda mitad del año ya haya dispositivos de 1 Gbps, inicialmente en mercados como Japón, Estados Unidos, Corea del Sur y China, que se extenderán rápidamente a otras regiones. De esta forma los usuarios de móviles disfrutarán de una descarga de contenido extremadamente rápida gracias a esta tecnología mejorada, que permitirá un 66% más de velocidad respecto a la mejor tecnología actual.