El juez ha procesado a los expresidentes de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y seis exconsejeros de la Junta, tras concluir la pieza “política” de los ERE relativa al procedimiento empleado por la Junta para pagar ayudas a empresas.

En un auto notificado este miércoles, al que ha tenido acceso Efe, el magistrado de refuerzo del juzgado de instrucción 6 de Sevilla, Álvaro Martín, considera que ambos expresidentes socialistas habrían cometido un delito de prevaricación administrativa, que no incluye penas de prisión, aunque a Griñán también le imputa malversación.

Esta pieza, denominada técnicamente del procedimiento específico, es la primera que se concluye dentro del caso de los ERE, y en ella el juez deja fuera de los acusados inicialmente a 24 ex altos cargos, entre ellos los exconsejeros Antonio Ávila, Martín Soler y Manuel Recio así como el presidente de Unicaja, Braulio Medel.

Chaves y Griñán se dan de baja voluntaria en el PSOE

Además, los expresidentes han comunicado su baja voluntaria en el PSOE, ante este procesamiento. Chaves y Griñán han adoptado esta decisión en virtud de lo que establece el código ético del PSOE, en el que se afirma que los afiliados a los que se les abra juicio oral por un delito relacionado con la corrupción serán suspendidos cautelarmente de militancia.

Los dos expresidentes ya renunciaron a su cargo de diputado y senador, respectivamente, en junio del pasado año tras ser inculpados por el Tribunal Supremo en el caso de los ERE fraudulentos, aunque siguieron afiliados al partido.

El código ético estipula que en caso de dictarse una sentencia condenatoria firme, serán sancionados con la expulsión del partido.

Fuentes socialistas explicaron a SABEMOS que esta decisión obligará a la presidenta andaluza, Susana Díaz, a mantener perfil bajo durante una larga temporada, lo que reforzará el liderazgo de Pedro Sánchez a corto y medio plazo.