La conectividad entre personas y máquinas será el gran reto tecnológico para todas las ciudades. Y Madrid, como gran urbe, no puede ser ajena. Esto no significa que la actual alcaldesa, Manuela Carmena, vaya ser quien ponga una a una todas las antenas necesarias, pero sí deberá convertirse en vehículo imprescindible para aunar los esfuerzos privados. Muchas compañías diferentes, quizá demasiadas, deberán ponerse de acuerdo para que Madrid sea esa ciudad de vanguardia.

Así, este martes, junto a la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento, Vodafone y Huawei han presentado ‘Madrid Tech City’, un proyecto conjunto para posicionar a la capital como una de las ciudades más avanzadas del mundo, desde el punto de vista tecnológico.

Se trata de una acción público-privada de la que no ha trascendido la inversión económica que realizarán ambas compañías, y que espera dotar a las áreas de Sol, Callao y Ópera con velocidades 4G+ de 600 Mbps. Además, tiene el objetivo de ampliar la cobertura del parque de El Retiro y mejorar, por tanto, la experiencia de sus usuarios. Por otra parte, el 45% de las estaciones situadas dentro de la M-30 cuentan con velocidades de hasta 250 Mbps.

Otra de las curiosidades es que los estadios Santiago Bernabéu y Vicente Calderón, integrarán nuevas tecnologías para mejorar la experiencia del usuario. En el primero, permitirá a miles de aficionados disfrutar de altas velocidades y conexiones móviles 4G de alta calidad durante los eventos, evitando así las situaciones de congestión típicas de cualquier estadio. Por otro lado, en el estadio Vicente Calderón se establecerá la tecnología 4X4 de múltiple entrada-múltiple salida avanzada (MIMO, por sus siglas en inglés), con el fin de impulsar la capacidad de la red y maximizar los índices de descarga. En ambos estadios, el 70% del tráfico de datos se realiza sobre la red 4G.

¿Y todo esto es posible?

Sobre el papel tiene buena pinta. Madrid como una de las 11 ciudades, exclusivas, que se une al proyecto Tech City. Una región conectada, gente con mayor posibilidad de acceder a internet, negocios con gran capacidad tecnológica. Nada puede fallar. ¿O sí?

Durante la presentación, y siendo el internet de las cosas otra de las patas de este proyecto, se habló de una recogida de basura inteligente, un alumbrado más sostenible (y también inteligente), y un amplio repertorio de sensores conectados. Pero no todo es tan sencillo. Simplemente sobre estos ejemplos intervienen no menos de 5 o 6 empresas diferentes, de sectores distintos y con intereses, a veces, contrapuestos. Hacer que todos se entiendan será, como poco, una misión complicada.

Este es el punto donde el ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena deberá ponerse manos a la obra. Vodafone y Huawei lo tienen fácil. Son socios desde hace más de una década, ¿pero cómo aunar esos esfuerzos con las compañías que gestionan la basura o el alumbrado público? Fuentes cercanas al proyecto ‘Madrid Tech City’ confirman a SABEMOS que realmente sí es un problema y son conscientes de ello. Saben que lo más difícil será que empresas ajenas al sector tecnológico desarrollen nuevos sistemas de trabajo, conecten su forma de trabajar y se integren en el conjunto de una ciudad conectada. Pero una ciudad como Madrid lo necesita.

¿Estará a la altura Ahora Madrid?

En el pasado Encuentro de Telecomunicaciones de Santander, el alcalde popular de esa ciudad, Íñigo de la Serna, ponía en duda la capacidad de los denominados ayuntamientos del cambio (Podemos y sus confluencias) para afrontar los nuevos retos tecnológicos.

Durante su aparición pública especuló con la posibilidad de que las empresas privadas dejaran de invertir ante los posicionamientos extremos de estos partidos. Además, asegura que, por ejemplo, la inversión en Smart cities (ciudades inteligentes) estaba lejos de sus intereses. No fue el único recado del alcalde de Santander en este importante foro tecnológico. También ponía en duda la propia gestión en el desarrollo tecnológico.

En este sentido, el coordinador del ayuntamiento de Madrid, Luis Cueto, ha dejado claro que las empresas pueden contar con el consistorio para lo que quieran y necesiten. Ha asegurado durante la presentación, en la cual también había representantes del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que “todo esto no va de cacharritos conectados”, sino que se trata de algo muy importante para la ciudad.

De este modo, y en diferido, manda un recado a Íñigo de la Serna sobre cuál es el posicionamiento de Ahora Madrid con respecto a la tecnología, su inversión y el desarrollo. Cueto ha asegurado que todo cambio tecnológico debe venir acompañado de un cambio cultural, y afirma que ese paso ya lo han dado.

Madrid y Carmena tienen un reto: conectar a sus ciudadanos con la ciudad. Habrá que esperar que todos estén a la altura.