Las 117 empresas cotizadas de la Bolsa española obtienen más de dos tercios del importe neto de su cifra de negocio, unos 317.000 millones de euros, fuera de España, y de ellos más de 100.000 millones proceden de otros países de la Unión Europea, según un informe de Bolsas y Mercados Españoles (BME).

El servicio de estudios de BME ha publicado este lunes un informe sobre la facturación exterior de las cotizadas, con datos a cierre de 2015 recopilados de la CNMV y que representan un 64,29 % del negocio de estas 117 empresas, el porcentaje más alto de la historia. Esta cifra ha ido en aumento en los últimos años y, así, ha sumado 2 puntos porcentuales respecto a 2014 y más de 8 puntos en el último lustro; la diferencia es mucho mayor, de 40 puntos, si se compara con los datos de hace dos décadas. En este sentido, el peso de la facturación exterior en la cifra de negocio ha crecido un 7,8 %, mientras que la facturación en el mercado interior se ha reducido un 3 %.

De los 317.000 millones de euros de facturación exterior, más de 100.000 millones proceden de otros países de la Unión Europea, mientras que la cantidad restante se corresponde con los ingresos generados en otras zonas, principalmente en Latinoamérica, donde un importante número de empresas españolas desarrollan sus actividades. La ralentización de las economías latinoamericanas ha tenido menos impacto del esperado en las cuentas empresariales debido a las “adquisiciones en el exterior y la adjudicación de contratos y negocios a favor de compañías españolas cotizadas”.

Las compras realizadas por los grandes grupos españoles llegaron a los 30.000 millones de euros en 2015, el doble que en 2014. Solo un 20 % de los grupos desarrolló su actividad íntegramente en España frente a las 11 compañías que generaron el 90 % de su cifra de negocio total en el extranjero.

La actividad empresarial fuera de España despierta el interés tanto de las grandes firmas como de las empresas de mediana y pequeñas capitalización. Así, las compañías del IBEX 35 aumentaron su cifra de negocio exterior en un 8,79 %, hasta los 278.937 millones de euros, mientras que las que componen el IBEX Medium Cap llegaron a facturar 29.452 millones, un 5,09 % más que en 2014, procedente, en su mayoría, de países de la Unión Europea, aunque con un importante desarrollo en otros países de la OCDE.

Por su parte, las 29 empresas que conforman el IBEX Small Cap, como CAF, Deoleo o Fluidra, vieron cómo su facturación exterior creció en 2015 un 1,35 % y dependen fuertemente de la Unión Europea, donde logran más del 70 % de sus ingresos internacionales. Sin embargo, fuera de estos índices, la situación es la inversa, con una caída de la cifra de negocio exterior del 5,12 %, una bajada que podría ser mucho mayor si no se incluyera a Abengoa y a Codere, con un importante peso en el exterior.

Por sectores, destaca el buen comportamiento de los bienes de consumo, con un repunte del 15,96 %, que supone cerca de un 81 % de la facturación total; seguido del sector de los materiales básicos, industria y construcción, con un 76,3 %.

El informe destaca la evolución del sector financiero e inmobiliario, que compensa la caída del 9 % de sus ingresos en España con lo obtenido en el exterior.