En estos días se ha escuchado mucho la expresión: “El fútbol le debe”. La conciencia de un deporte de masas como acreedor es curiosa y, por ridícula que parezca, se acrecentará si tenemos en cuenta que la undécima del Real Madrid se ha conseguido tras unos sorteos extraordinariamente beneficiososy después de derrotar al Atlético en los penaltis, una suerte muchas veces acompañada de la expresión ‘lotería’.

Sin embargo, puestos a imaginar que el fútbol es un ente capaz de endeudarse, en la final de Milán el Real Madrid recibió también un pago atrasado: terminó definitivamente con la leyenda de que el mejor club del siglo XXI lo fue sólo en blanco y negro y durante la dictadura franquista, por su ristra de victorias entre 1956 y 1960, y no ha logrado el mismo éxito en democracia ni con el nuevo formato de la competición.

Con la undécima el Real Madrid no es sólo el mejor equipo histórico de la Copa de Europa en general, también es el mejor equipo con el nuevo formato de competición que nació en la temporada 92-93, la llamada Liga de Campeones. Con cinco orejonas, el Madrid es el líder de la Champions League de los millenials. 

El capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, en Cibeles. EFE/Javier Lizón

El capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, en Cibeles. EFE/Javier Lizón

Por poco, es verdad, si tenemos en cuenta que el Barcelona ganó su primer título justo antes del cambio. Si en lugar de medir los títulos por criterios futbolísticos lo hacemos basándonos en la tecnología de emisión de televisión en cada época, es justo afirmar que el equipo blaugrana tiene las mismas copas en color que el Madrid. Pero ni una más. Otra categoría, el “ganador de más copas en el siglo XXI”, del que podían presumir los catalanes, acaba de quedar en empate, con cuatro trofeos cada uno.

Pero si hay que inventarnos categorías imaginarias para que el Barcelona sea campeón, no dudemos en hacerlo: El Barcelona es el equipo que más trofeos continentales ha ganado en años impares durante el presente siglo.

titulos

Bromas aparte, el Real Madrid sí tiene una desventaja menos original con su gran rival: Los blancos no han ganado ninguna de sus Champions en un año en el que hubiesen ganado también la Liga. Y sólo pueden presumir de un ‘doblete’, el de 2014, con victorias en Champions y Copa del Rey. Asimismo, si bien es el máximo ganador de la antigua Intercontinental, con tres títulos, el Real Madrid sólo cuenta con un Mundialito, frente a los tres de su rival.

Asimismo, se pueden extraer algunos datos curiosos. El Madrid tiene los mismos trofeos que todos los equipos italianos juntos en el mismo periodo (tres del Milán, y una del Inter y la Juventus). Tiene más que todos los equipos ingleses (4) y que todos los equipos alemanes (3). Entre los blancos y el Barcelona, España suma nueve títulos en 24 ediciones.

Por último, un detalle que no desmerece el enorme mérito de los atléticos. Si el fútbol debiese algo a los subcampeones, los indios tienen que hacer cola. La Juventus ha sido, durante los últimos veinte años, segundo clasificado en cuatro ocasiones. Y el Valencia suma, al menos, los mismos méritos del Atlético, con dos finales perdidas en 2000 y 2001.