En 2015, un 13,5% de usuarios cambiaron de operador móvil. Un 12,5% lo pensó, pero finalmente no dio el paso. Y un 5,6% lo intentó, comenzó los trámites para realizar el cambio pero acabó por quedarse con su operador. Esto supone que, entre los que se fueron y quienes lo pensaron, 3 de cada 10 españoles parece no estar muy conforme con su operador móvil. Así se refleja en los datos recogidos por el Panel de Hogares de la CNMC que se corresponden con el cuarto trimestre de 2015.

Individuos que han cambiado de proveedor de telefonía móvil en los últimos doce meses

unnamed

Fuente: Estadísticas CNMC

Los españoles deciden cambiar de operador en busca de mejores precios para sus tarifas o un mejor servicio. Cuando lo hacen prefieren conservar su número de teléfono en lugar de adoptar uno nuevo. Así, un 92% de los ciudadanos que hicieron el cambio se fueron con su número de móvil a otro operador.

Entre los usuarios que realizaron una portabilidad manteniendo su número de teléfono, un 80% no tuvo que realizar ningún pago asociado a este trámite, mientras que los que sí tuvieron que pagar lo hicieron principalmente por tener una cláusula de permanencia con la compañía (en un 10,6% de los casos).

Un 43% de los usuarios afirman tener un contrato sujeto a una cláusula de permanencia, porcentaje similar al caso de las telecomunicaciones fijas (46%). Y es que la cláusula de permanencia está muy presente en los servicios móviles, principalmente en los contratos de pospago. 6 de cada 10 usuarios reconocen tener una cláusula de permanencia ya que esto les permite adquirir un teléfono a un precio menor, mientras que 3 de cada 10 afirman que consiguieron así mejores condiciones o tarifas más ventajosas.

Razones para la cláusula de permanencia en el servicio móvil

unnamed (1)

Fuente: Estadísticas CNMC

Más de la mitad de los usuarios que cambiaron de operador lo hicieron motivados por la posibilidad de ahorrar en sus facturas, siendo esta la razón que más pesa a la hora de contratar un nuevo operador. Aunque también se apuntan como motivos la insatisfacción con la calidad del servicio o la posibilidad de contratar una oferta empaquetada con servicios fijos. Un 5% de los usuarios cambiaron para disponer de una conexión 4G y casi un 12% para mejorar la velocidad de conexión o la cobertura. Unos porcentajes que son inferiores a los reportados por los usuarios de banda ancha fija: un 27% cambió de operador para aumentar la velocidad.

Resulta significativo que uno de cada cinco ciudadanos que iniciaron la gestión pero que finalmente se echaron atrás declara que tuvo problemas para cancelar el trámite.