Poner una vivienda a la venta en Madrid es un chollo. Los compradores se ventilan la oferta de pisos en un plisplás porque el stock residencial es mínimo, a tenor de los datos que arroja el mercado inmobiliario.

El 19,5% de las viviendas que se vendieron en abril a través del portal Idealista estuvieron menos de un mes en su catálogo, lo que evidencia un fuerte apetito comprador pero también un claro síntoma de escasez. El resto tampoco tardó demasiado en conseguir un nuevo dueño, ya que el 47,6% (un 28,1% adicional) encontraron salida en 3 meses.

El 81,4% de los pisos vendidos a través de Idealista en abril llevaban en el mercado menos de 1 año

En total, el 81,4% de los pisos vendidos a través de Idealista en abril llevaban en el mercado menos de 1 año.

Las cifras corroboran uno de los diagnósticos de los expertos en el mercado inmobiliario: la falta de viviendas nuevas está recalentando el mercado. De hecho, el stock de vivienda nueva en la ciudad de Madrid se podría agotar en 9 meses.

Esto se debe por un lado a que mientras la construcción todavía arrastra la desconfianza del pinchazo de la burbuja, la demanda se está reactivando conforme los consumidores se van olvidando de la crisis y de sus consecuencias laborales. Pero por otro lado hay otros factores que presionan el stock de viviendas: las socimis -sociedades de inversión inmobiliaria- también están comprando pisos.

Es una tendencia que confirman otros expertos. El consejero delegado de Anticipa, Eduard Mendiluce, explicó en unas jornadas sobre el mercado inmobiliario de Esade que en Alemania un par de compañías gestionan parques de entre 200.000 y 300.000 viviendas en alquiler. Y en España una de las principales condiciones para las socimis es, precisamente, que el 80% de sus activos estén en alquiler.

Si las socimis siguen invirtiendo en el segmento residencial -como se prevé, habida cuenta de los rumores de entrada en la bolsa de algunas de estas firmasvan a seguir restando unidades de la oferta de viviendas, lo que podría presionar aún más el parque disponible y podría generar notables tensiones en los precios.

La oferta

El precio medio de las viviendas vendidas en Madrid en abril ascendió a 241.982 euros, mientras que la media de superficie de los pisos se quedó en 92 metros cuadrados. El 42,5% de los hogares que se compraron tenían 3 habitaciones, la modalidad más popular en la actualidad.

Pese a las mayores dimensiones que buscan los nuevos propietarios, la demanda sigue buscando los precios bajos: el 54,1% de las viviendas vendidas en abril costaban menos de 200.000 euros.

Estos cambios se deben, en parte, a que la crisis ha corregido los precios a la baja y los consumidores tienen acceso a propiedades de mayor calidad al mismo precio que en los años previos al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Así que es cuestión de sentarse a mirar cómo los precios de las viviendas siguen subiendo.

Foto: Flickr – Gonzopowers