Quizá se haya desayunado con la pésima noticia de que la calificación crediticia de la Generalitat de Cataluña está, según Moody´s, por debajo de la de Bangladesh, en un nivel de bono basura Ba3 con perspectiva negativa. Lo peor es que existen fundadas posibilidades de que se baje un escalón más, lo que colocaría la deuda catalana al mismo nivel que la etíope.

“Si Cataluña no logra alcanzar o estabillizar el balance fiscal podría rebajar aún más su calificación. Asimismo, cualquier indicación de una reducción del apoyo del Gobierno (de España) llevará a una nueva rebaja”, señalaba Moody´s en su informe. Esto implica pasar de Ba3 con perspectiva negativa a B1 con perspectiva estable, el mismo nivel de la deuda etíope o la nigeriana.

A pesar de que varios medios han indicado que el nivel de la deuda catalana ha pasado al nivel de la de Nigeria, lo cierto es que este país vio rebajado su rating de Ba3 a B1 el pasado abril.

En su informe, Moody´s subraya que la calificación crediticia refleja que la deuda de la región probablemente seguirá aumentando los próximos años; que, con el marco institucional actual (…) la situación fiscal catalana, incluyendo sus elevados niveles de deuda, serán muy difícil de remediar, y que el hecho de que el gobierno regional esté en minoría dificulta implantar medidas de consolidación fiscal.