Hay hoteles que dan miedo. Quién no se acuerda del Motel Bates de Hitchcock, donde una desprevenida Marion Crane tendría que vérselas con Norman y con su madre. El 19 de mayo, Atreseries comenzó a emitir la primera temporada de Motel Bates. Esta serie del canal estadounidense A&E, protagonizada por Freddie Highmore y Vera Farmiga, pretende ahondar en los orígenes de uno de los psicópatas más famosos de la historia del cine.

Por suerte o por desgracia, los hoteles envueltos en historias siniestras no solo están en las pantallas sino que tenemos unos cuantos repartidos por todo el mundo. Vamos a hacer un repaso de cuáles son los siete hoteles más escalofriantes. Ya luego decidís si queréis hospedaros en ellos o buscar algo más convencional.

Hotel Burchianti

Hotel Burchianti

Ojito, que este hotel recibe muy buenas críticas de la gente que se hospeda en él. Situado en el centro de Florencia, cuenta con la lujosa habitación Fresco con pinturas en el techo, donde Mussolini pasó una noche. ¿Y qué tiene esto de siniestro?

Pues bien, los huéspedes del Burchianti a veces tienen la ocasión de vivir experiencias paranormales. Algunos han visto una mujer de otra época tejiendo sentada en una mecedora, otros han visto una doncella extraviada por los pasillos y hay quien se ha encontrado con niños sin pies dándose una vuelta por el vestíbulo. Y la habitación Fresco tiene también lo suyo: las pinturas del techo tienen la incómoda costumbre de vigilar a quien decida dormir ahí e incluso bajan a regalar besos gélidos a sus visitantes.

El castillo Dragsholm y la Dama de Blanco

 Castillo Dragsholm

Si vas a Dinamarca y quieres dormir en un sitio mágico, los 800 años de antigüedad del castillo Dragsholm tienen todo el encanto que buscas. Bueno, quizá tenga demasiado encanto. Este castillo tiene overbooking de fantasmas: unos cien espíritus lo habitan y lo convierten en uno de los más hechizados de Europa.

Entre tanto espectro, hay algunas estrellas con fama propia. Al conde de Bothwell, prisionero en el castillo, le gusta montar a caballo por el patio y la “mujer de gris”, una antigua sirvienta, disfruta deshaciendo las maletas de los huéspedes.La Dama de Blanco, encerrada para siempre en el castillo

Pero el fantasma con el que no querrás encontrarte en Dragsholm es la Dama de Blanco. Esta chica noble tuvo la mala suerte de enamorarse de uno de los criados del castillo. A su padre no le hizo demasiada gracia y en vez de hablarlo con ella pensó que era mejor darle un escarmiento ejemplar, de esos que calan, y la encerró en su habitación…de por vida.

¿No da mucho miedo eh? La verdad es que no. Casi se me olvida decir que en los años 30 decidieron restaurar el castillo y encontraron un esqueleto vestido de blanco atrapado entre los muros…

Hotel del Salto, con buenas vistas…

Hotel del Salto

Hotel del Salto, buenas vistas para despedirse

Todo el mundo quiere que su hotel tenga buenas vistas: que si a la piscina, que si al mar, que si a la montaña…En las afueras de Bogotá, el Hotel del Salto, ofrece unas vistas impresionantes al estar situado en el borde de un enorme acantilado de 160 metros de altura en un cañón donde el río Tequendama cae en una gran cascada.

Fue inaugurado en 1928 como un hotel de lujo para descansar de la rutina. Sin embargo las cosas no fueron demasiado bien. Las aguas del río se contaminaron y la vertiginosa altura del lugar lo convirtió en el sitio ideal para dar un salto y buscar el descanso eterno en el fondo del cañón. Claro, como no podía ser de otra forma, el sitio acabó maldito y las almas de los suicidas fueron condenadas a quedarse allí. Aunque durante mucho tiempo estuvo abandonado, a menos por los vivos, en 2012 se convirtió en un museo.

En primera línea de playa: Gran Hotel Viena

Gran Hotel Viena

Otro con vistas bonitas. Este hotel de Miramar (Argentina) ha quedado reducido a ruinas con el paso de los años. Fue construido en los años 40, pero debido a las inundaciones que lo anegaban tuvo que cerrar sus puertas a finales de los 70. Aunque los okupas también viven en él, sus huéspedes más conocidos son los fantasmas: es el hotel con mayor actividad paranormal de Latinoamérica. Si quieres comprobarlo, puedes apuntarte a un tour organizado para buscar espíritus.

Parador de Cardona

Parador de Cardona

Tranquilos que en España también tenemos. Este castillo medieval del siglo IX, que bien podría valer para Juego de Tronos, se encuentra en Barcelona y domina las tierras bañadas por el río Cardener. Eso sí, si vas dormir en él no pidas la habitación 712 porque no te la van a dar: está embrujada. Hay varias doncellas vestidas de época a las que les gusta llorar desconsoladas en esta habitación. Al parecer, los propios trabajadores tienen prohibido subir solos a la 712, no sea que no vuelvan.

Cecil Hotel

Cecil Hotel

Este es uno de los más oscuros y misteriosos de todos. Inaugurado en 1927 en Los Ángeles, sus 600 habitaciones han presenciado todo tipo de actos macabros como crímenes y suicidios. En 2013 ocurrió algo que dejó sin aliento a medio mundo: el caso de Elisa Lam.

Los huéspedes del hotel empezaron a tener problemas con el agua. Algunos se quejaban de que la ducha tenía poca presión mientras que otros llegaron a hablar de un sabor extraño y de que a veces tenía un color oscuro. El 18 de febrero de 2013, la policía encontró el cuerpo sin vida de Elisa Lam flotando desnudo en uno de los tanques de agua del hotel.

¿Qué pasó? Aún es un misterio. El 6 de febrero, se anunció la desaparición de la turista canadiense de origen asiático Elisa Lam, hospedada en el Cecil. El 13 de febrero, se publicó una grabación del ascensor del hotel en la que se ve a la mujer por última vez. En ella, se comporta de una manera muy extraña y habla con alguien…que no es visible. Por supuesto, el vídeo se hizo viral y aquí lo podéis ver.

Hotel Stanley

Hotel Stanley

Stephen King conoce muy bien este hotel del noroeste de Denver. En su habitación 217, el escritor estadounidense escribió El Resplandor basándose en algunas de las experiencias que vivió allí. King reconoció haber escuchado voces infantiles y sonidos de piano en su habitación. No parece ser el único, pues los amantes de los paranormal suelen acudir a él en busca de fantasmas. El hotel que aparece en la película de Stanley Kubrick no es este, sino el Timberline de Oregón.

El Hotel Timberline: ojo si ves a Jack Nicholson

El Hotel Timberline: ojo si ves a Jack Nicholson