La ‘guerra del taxi’ sigue su curso. En estos momentos hay dos enemigos claros para los taxistas: las empresas que a través de internet han montado su negocio, como Uber o Cabify; y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que en última instancia da, según su versión, vía libre para que esas empresas hagan lo que quieran.

De esta forma, la patronal de taxistas, Fedetaxi, ha presentado este lunes una denuncia en la sede del Ministerio de Empleo y Seguridad Social contra la plataforma española de movilidad urbana Cabify, por presunta competencia desleal sobre los precios. La denuncia se ha interpuesto conjuntamente con el sector estatal de Carretera de CCOO.

En concreto, Fedetaxi tiene claros cuáles están siendo las prácticas que no deberían estar permitidas dentro del secto. Así, tanto la patronal como el sindicato pretenden que las autoridades del Ministerio investiguen si Cabify pudiera estar compitiendo en el mercado del transporte urbano con prácticas de “dumping” y con falsos autónomos. Sobre los falsos autónomos, es un tema que, transversalmente, está suscitando polémica en otros entornos de negocio como los repartidores a domicilio. También negocio que surgen a través de apps de internet.

Fedetaxi ha advertido de que podría acudir a la vía penal si tras esta denuncia “se demostrase como necesario”.

Tras meses de intenta lucha, que además ha tenido diversas manifestaciones y actos de protesta, la patronal y CCOO, que dicen representar a más de 70.000 trabajadores autónomos y 30.000 asalariados del taxi, han señalado que la denuncia se produce “tras un mes a la espera de ser recibidos” por el secretario de Estado de Empleo y la Inspección central de Trabajo.