El último en ser declarado insolvente por un juez ha sido el rapero americano 50 Cent, cuya deuda supera los 29 millones de euros. Otras figuras como Michael Jackson o el exjugador de baloncesto Allen Iverson llegaron a acumular pasivos superiores a los 200 millones de euros. Hacienda lidera el ranking de acreedores en el mundo del espectáculo.

La última gran reestructuración de deuda no ha tenido lugar en una multinacional, sino en la figura del rapero 50 Cent, cuya deuda acumulada supera los 29 millones de euros y alcanza a más de una treintena de acreedores.

Tras declararse en bancarrota en julio de 2015, Curtis James Jackson III (50 Cent) tuvo que personarse el miércoles en un juzgado federal para aprobar una lista preliminar de sus activos disponibles con el objetivo de pagar el pasivo que acumula desde hace años.

Entre las posesiones del cantante destaca una granja, millones en efectivo y acciones y un Bentley, que sumarían un total de casi 18 millones de euros.

Según lo previsto por la corte, el rapero deberá pagar en torno a 21 millones de euros en los próximos cinco años además de casi 11 millones de euros por la resolución en su contra de una querella con sus abogados.

Pero este sólo es el último caso de una larga lista de sonadas quiebras, que superan en volumen y forma con diferencia a la del rapero norteamericano.

Michael Jackson

Tras la muerte del cantante en 2009 sus deudas llegaron a valorarse en más de 446 millones de euros, fruto de sus extravagantes adquisiciones y del alto número de litigios judiciales al que tuvo que enfrentarse.

En 2010, el Rey del Pop tenía prevista su vuelta a los escenarios para hacer frente a la situación de quiebra inminente en la que se encontraba. Las deudas fueron tales que el legendario rancho Neverland fue confiscado por las autoridades estadounidenses.

Sin embargo, sus trabajos póstumos han salvado a la familia Jackson de la bancarrota, generando unos ingresos cercanos a los 625 millones de euros.

Allen Iverson

El que fuera uno de los mayores anotadores de la NBA logró endeudarse por más de 137 millones de euros -su sueldo acumulado en sus años como jugador profesional- y todavía no se conoce exactamente a cuánto asciende su pasivo.

La última noticia sobre Iverson fue la salida a subasta de su mansión en Atlánta (Georgia) por unos 4 millones de euros debido al impago de la hipoteca.

Mike Tyson

El exboxeador se declaró en bancarrota ante una corte de Manhattan en 2003 por acumular una deuda que casi alcanzaba los 21 millones de euros. A pesar de los más de 356 millones acumulados a lo largo de su carrera, los excesos y los lujos fueron los causantes de la quiebra del excampeón mundial.

Entre la lista de sus deudas figuran por ejemplo compras en joyerías superiores a los 155.000 euros. En la lista de acreedores de Tyson también figuraba el fisco británico, al que debía 3,5 millones de euros, y el fisco de los estados de Georgia y Michigan, al que llegó a deber más de 282.000 euros.

Stephen Baldwin y Ana Torroja

Ambos artistas no tienen nada más en común que una deuda astronómica con el fisco de sus respectivos países. Sin duda, el actor estadounidense acumuló un pasivo mucho mayor, llegando a deber hasta 1,8 millones de euros en impuesto.

Por su parte, la cantante española fue condenada en abril de 2014 al pago de 1,5 millones de euros por el fraude fiscal que cometió entre 2003 y 2007. La excomponente de “Mecano” llegó a defraudar a Hacienda 796.411 euros.