La deuda pública española se situó en marzo en 1.095.358 millones de euros, 14.031 millones más que en febrero, lo que supuso un alza del 1,3 % mensual y un 4,14 % interanual.

El dato, difundido por el Banco de España, supone una nueva subida tras la bajada de enero. La mayor parte de la deuda, 812.680 millones, se corresponde con valores a largo plazo, que incluyen las letras del Tesoro emitidas a más de un año. El resto se reparte entre valores a corto plazo (84.426 millones) y otros instrumentos (81.893 millones), que incluyen los préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), otros préstamos, valores no negociables y moneda en circulación.

También se suman los 200.785 millones de créditos no comerciales y resto. El producto interior bruto (PIB) cerró 2015 en 1.081.190 millones de euros, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Si se compara con este dato, la deuda pública superó el 100 % del PIB en febrero, cuando se situó en 1.081.327 millones de euros. No obstante, si se tiene en cuenta que según el Banco de España el PIB ha crecido un 0,8 % en el primer trimestre del año, en marzo el volumen global de la economía española sería de 1.089.839 millones de euros, por lo que la deuda pública estaría ligeramente por encima del 100 %.

El dato del PIB en marzo se conocerá el próximo día 26, cuando se publiquen datos de contabilidad nacional. El Gobierno en funciones espera que la deuda pública acabe 2016 en el 99,1 % de PIB.

Según un estudio histórico del Fondo Monetario Internacional (FMI), la deuda pública española superó o rozó el 100 % del PIB entre los años 1900 y 1909, tuvo su nivel máximo (149 % del PIB) en 1881, año en el que se empezó a contabilizar, y su mínimo en 1975 (7,3 % del PIB).