La Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) busca financiación para poder personarse en el ‘caso residentes’ contra Globalia por el presunto cobro irregular de subvenciones con los billetes a Canarias y Baleares. La patronal de las agencias considera la cuantía de la fianza “desorbitada y disuasoria”.

La Audiencia Nacional ha puesto el listón muy alto para los que quieran personarse en el caso del presunto fraude de Air Europa en el cobro de subvenciones en los vuelos con Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla. El juez pide una fianza de 100.000 euros a la Confederación España de Agencias de Viajes (CEAV) para atender su petición de ser acusación popular en el caso. Una cuantía que desde la patronal de las agencias se califica de “desorbitada” y “disuasoria” para evitar que haya personaciones.

La Audiencia Nacional mantiene abierto un proceso penal por el presunto cobro indebido de subvenciones en los vuelos en los territorios extrapeninsulares –que cuentan con una bonificación del 50% del precio del billete para los residentes- por parte de Air Europa y en el que podrían haber participado otras filiales del grupo turístico Globalia. En el marco de la instrucción, el juez Eloy Velasco llamó a declarar al propio presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, en calidad de imputado.

La patronal de las agencias CEAV, que fue la que denunció ante los tribunales el caso a principios de 2014, presentó hace unos meses una solicitud para personarse como acusación particular. La Audiencia Nacional rechazó el requerimiento al considerar que la confederación no ha sufrido un perjuicio directo por el presunto fraude.

El juez solicita ahora una fianza de 100.000 euros a la patronal de las agencias para personarse en calidad de acusación popular, y ha rechazado la apelación presentada por la CEAV para rebajar el importe. La confederación busca ahora la financiación necesaria para atender el pago y poder personarse en la causa, según confirman a SABEMOS fuentes próximas a la asociación.

Los planes de la CEAV pasarían por ejercer como acusación popular con el objetivo de que el delito del que se acuse a Globalia sea el de estafa, y no el de fraude en el cobro de subvenciones, que es el que estaría actualmente manejando el juez. Los asesores jurídicos de la confederación consideran que la acusación de fraude en subvención acabaría fácilmente en absolución, dado que Air Europa es un mero intermediario que tramita esa subvención y no su beneficiario (el perceptor de las subvención es el propio viajero que reside en las islas, Ceuta y Melilla, es él el que recibe la ayuda equivalente a la mitad del precio).

Así se inflaba el precio de los billetes

La aerolínea está siendo investigada ahora en la Audiencia Nacional por la presunta creación de un sistema para poder cobrar esa subvención pública del 50% de la tarifa aplicándola a billetes que no podían acogerse a ella o por cuantías mayores a las correctas. Las compañías sólo pueden aplicar el descuento en los billetes con tarifas públicas –registradas en Aviación Civil-, pero Air Europa podría haber estado reclamando el pago de la subvención al Ministerio de Fomento para billetes con descuentos promocionales o incluso gratuitos.

Según informó en exclusiva SABEMOS, documentos internos de la compañía aérea muestran de manera detallada la fórmula diseñada para enmascarar las presuntas irregularidades y que habría estado en funcionamiento al menos desde 2008. En estos documentos, directivos de Air Europa explican que la compañía utilizaba para ello los acuerdos promocionales con diferentes asociaciones y empresas a los que aplicaba descuentos en el precio de sus billetes (o incluso a los que regalaba enteramente los billetes).

La aerolínea pactaba con estos colectivos la manera de efectuar un pago por el importe de una tarifa completa para embolsarse la subvención de Fomento y, posteriormente, Air Europa compensaba al comprador con un pago por la misma cantidad que éste había abonado. En los escritos no se identifican a las empresas o entidades con que se habían alcanzado estos acuerdos.

Los directivos de Globalia explican en estos documentos internos que los compradores realizaban el pago de la mitad de una tarifa normal no promocional (porque la otra mitad la abonaba el propio Ministerio de Fomento). Y posteriormente Air Europa devolvía a estas asociaciones y empresas ese precio abonado por el billete a través de facturas en concepto de publicidad, de otros tipos de servicios o de diferentes fórmulas de intercambio.

Una factura (la que emitía Air Europa por la venta del billete) compensaba la otra (la de servicios de publicidad para las otras empresas) por exactamente el mismo importe. Al comprador del billete le seguía saliendo el vuelo a coste cero, pero Air Europa se embolsaría así el 50% del importe a través de la subvención pública.

Una investigación que viene de largo

El juez Eloy Velasco abrió una investigación formal sobre los hechos tras recibir la denuncia del fiscal. La Fiscalía dirigió durante meses la investigación desarrollada por la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional para determinar si Air Europa ha estado durante años cobrando de Fomento subvenciones indebidas a través del descuento aéreo para los residentes en territorios extrapeninsulares.

El propio juez Velasco ya estudio estos mismos hechos en 2014. Entonces el magistrado decidió archivar la causa promovida por una denuncia presentada por la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) porque consideró que debía haberse interpuesto la demanda en juzgados regionales.

La CEAV continuó con su denuncia y la presentó ante la Fiscalía de Las Palmas de Gran Canaria, quien elevó el caso a la Audiencia de Madrid por tratarse de un posible delito que afectaba a las arcas de la Administración General del Estado. Y la Audiencia de Madrid finalmente decidió remitir de nuevo la denuncia a la Audiencia Nacional. Durante un año, la Fiscalía de la Audiencia estuvo investigando el presunto fraude y ahora la instrucción está en manos del juez.

Globalia ha pagado ya 37 millones por el caso

Globalia ha desembolsado ya un total de 37 millones de euros en su intento de cerrar el caso que afecta a su filial Air Europa, según se recoge en la Memoria Anual de 2015 de la corporación. El grupo turístico presidido por Juan José Hidalgo consiguió cerrar la investigación administrativa del Ministerio de Fomento abonando 17,7 millones de euros para resarcir los efectos de la “aplicación incorrecta” de las bonificaciones de los vuelos con los territorios extrapeninsulares desde 2010 y hasta 2015.

En paralelo, Globalia ha depositado otros 19,2 millones de eueros en la Audiencia Nacional  para hacer frente a posibles responsabilidades ligadas al proceso penal por el el cobro irregular de parte de las subvenciones. Según se recoge en su memoria anual, la dirección de Globalia no prevé que la compañía tenga que afrontar pagos adicionales en el marco de la investigación.

IMAGEN: El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo. FOTO: Máximo García.