El hombre tiene una tendencia natural a medir todo. Hacerlo con la historia se convirtió en una necesidad. Y pese a que no hay un acuerdo universal sobre su periodización, sí existe un consenso académico sobre los periodos de la Historia de la Civilización Occidental, basado en los términos aportados por Cristóbal Celarius (Edades Antigua, Media, Moderna y Contemporánea). Aunque falta uno: la Edad Móvil.

El viaje a la luna, la utilización masiva de internet, u otras acciones del siglo XX o XXI podrían ser los detonantes para definir una nueva edad. Pero teniendo en cuenta cómo se ha desarrollado la tecnología móvil, parece claro que este pequeño aparato que cabe en un bolsillo está cambiando la historia.

En el marco del Día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, queda bastante claro que la evolución en la tecnología móvil es infinita. Uno de los ejemplos más claros, y que ya supone una evolución en sí misma, tiene que ver con el comercio electrónico.

Así, el mobile commerce crecerá casi el 50% durante este año, según datos de Webloyalty. Curiosamente en España, y en contra de la tendencia mundial, el crecimiento del uso de las tablets es notable. Los últimos datos, procedentes de 2014, apuntan a que más de la mitad de los usuarios las utilizan para acceder a internet.

Explosión en el crecimiento móvil

El pasado mes de febrero, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), España alcanzó 50,63 millones de líneas de teléfono móvil, un 0,5% más que un año antes, con una tasa de penetración del 109%. Obviamente no todas las líneas están asociadas a smartphones pero ya, en el tercer trimestre de 2015, las ventas de teléfonos inteligentes supusieron el 85% de las ventas totales de móviles en España, siete puntos más que un año antes.

Todos los negocios atacan el segmento móvil. Muchos usuarios, más allá de los propios nativos digitales, ahora ya son nativos móviles. Es decir, gente que hace sus rutinas en smartphones. Rutinas que mucha gente hace todavía por canales físicos, que otros están asentados en PCs y que, gran cantidad de gente ya solo realiza vía móvil.

Importancia de las telecomunicaciones

Ahora bien, para que se dé esta situación, debe haber un sector telecos potente. Que tenga capacidad de inversión y que la regulación se ajuste para todo ello. Las tres grandes compañías que operan en España están en esa batalla. Su importancia es capital para que esa explosión móvil no se detenga.