PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos anunciaron que sus listas al Congreso el 26 de junio serían prácticamente las mismas que en diciembre, introduciendo solo leves retoques obligados por las circunstancias. Finalmente, todas las formaciones han tenido que hacer modificaciones importantes y algunas han aprovechado para implementar cambios pendientes, reforzar sus candidaturas y/o desprenderse de elementos considerados tóxicos en términos electorales. El que más ha cambiado ha sido Podemos, condicionado por su alianza con IU, y el que menos el PP, que trata de hacer de la previsibilidad su mayor virtud.

Así, los populares transformarán sus listas en Las Palmas de Gran Canaria, Baleares, Málaga, Segovia y León, en todos los casos por necesidad. La retirada de José Manuel Soria de la primera línea obliga a buscar un sustituto para Las Palmas -aún por designar-, como ocurre con la provincia malagueña, que en diciembre encabezó José María García Urbano. Soria dimitió tras aparecer vinculado a empresas radicadas en paraísos fiscales y García Urbano después de que el Congreso le obligara a elegir entre su escaño y su puesto como registrador de la propiedad, optando por lo segundo. El partido busca ahora un sustituto que vaya por delante de Celia Villalobos, que repetirá en el segundo puesto.

El PP tendrá cabeza de cartel distinto en Málaga, Las Palmas, Baleares y León

Manuel Cobo, número uno por León, dejó su escaño al poco de las elecciones y ahora el PP deberá cubrir la vacante en la lista. Al igual que el segundo lugar de Segovia, que en diciembre ocupó el imputado Pedro Gómez de la Serna, que hizo caso omiso de la postura del partido -Génova le exigió su retirada- y pasó al Grupo Mixto tras los comicios, previo abandono de la formación de Mariano Rajoy. En Baleares, Mateu Isern ha renunciado a repetir.

Más importantes han sido los movimientos en el PSOE. Las bajas de Carme Chacón -número uno por Barcelona-, Irene Lozano -número cuatro por Madrid- o Luz Rodríguez -número uno por Guadalajara- han obligado a Ferraz a innovar. Así, se ha logrado el fichaje de más relumbrón de esta precampaña –la jurista Margarita Robles para escoltar a Pedro Sánchez en la lista madrileña-, se ha ascendido a Ángeles Álvarez -del octavo al cuarto puesto en esa plancha- y se ha recuperado a Pablo Bellido para Guadalajara. Bellido fue apartado en 2015 por su presunta implicación en un caso de corrupción del que ya ha sido exonerado.

En Barcelona, la segunda circunscripción más grande (31 escaños), tiene Sánchez la esperanza de mejorar resultados con una lista que lidera Meritxell Batet, constitucionalista de su máxima confianza que el 20-D fue la número dos por Madrid. El PSOE presentará nuevos candidatos también en Baleares -Pere Joan Pons sustituye a Ramon Socias, que renunció a repetir- y Badajoz -Marisol Pérez ocupará el puesto de Patricia Sierra, que baja al tercer lugar-. Otras variaciones menores se producirán en Málaga, Almería o Cádiz.

Coalición Podemos-IU

Podemos, por su parte, ha tenido que hacer múltiples reajustes consensuándolos con su socio de coalición, Izquierda Unida. Los principales son los de Madrid, donde se integran ahora Alberto Garzón (5), Sol Sánchez (9) y Enrique Santiago (11), haciendo bajar puestos a Rafael Mayoral o Jorge Lago.

Las renuncias de Juan Pablo Wert y David Bravo, que fueron cabezas de lista por Ciudad Real y Almería, han facilitado que IU se haga con el primer puesto en la provincia manchega y el exJEMAD Julio Rodríguez con el de la almeriense. Rodríguez fue en 2015 el segundo por Zaragoza, quedándose sin escaño, un puesto que ahora va para la miembro de Podemos Esmeralda Gómez.

Ciudadanos renueva ocho candidaturas y el PSOE otras cuatro

Para candidatos de IU serán ahora los primeros puestos de Palencia y Teruel, así como los segundos de Málaga, Córdoba y Álava y los terceros de Sevilla, Cádiz y Asturias. En todos estas listas, obviamente, se apartan candidatos designados el año pasado por la formación morada.

Ciudadanos, por último, ha aprovechado la nueva convocatoria electoral para desplazar a su polémico candidato por Cantabria, Carlos Pracht. En la campaña de diciembre, Pracht ocasionó un grave contratiempo al partido al tildar el aborto de “violencia” el mismo día en que Albert Rivera visitaba Santander. El popular humorista Félix Álvarez, Felisuco, le sustituirá. Otro cambio importante llegará en Valencia, donde Toni Cantó ascenderá al primer puesto de la lista naranja para tratar de mejorar los resultados. Además, variará el cabeza de cartel en Segovia, Ávila, Vizcaya, A Coruña, Huesca y Badajoz. En todos los casos, salvo el coruñés, para suplir “renunciar voluntarias”.