La aerolínea de bajo coste denuncia que el gigante online no aplica a los anuncios eDreams el mismo bloqueo que a las empresas de créditos rápidos porque con ellos incrementa sus ingresos “engañando a los consumidores”.

Ryanair sigue en pie de guerra contra Google a cuenta de su negocio de publicidad. Y no pierde ocasión de demostrarlo. El gigante tecnológico acaba de anunciar que bloqueará a partir de julio gran parte de los anuncios de compañías de empresas de créditos rápidos para proteger a sus usuarios de productos financieros “engañosos y dañinos”. Y ahora Ryanair exige a Google que extienda esa política a los anuncios, a su juicio, igual de engañosos y dañinos de la agencia de viajes online eDreams.

La aerolínea de bajo coste lleva años acusando la agencia eDreams de engañar a los clientes con una web que simula ser la de la compañía aérea y de utilizar la publicidad en Google a golpe de talonario para captar tráfico de usuarios que en realidad quieren entrar en la web de Ryanair. Los ataques dialécticos contra la agencia online y contra el buscador se convirtieron el pasado diciembre en batalla judicial con la presentación de una demanda ante el Tribunal Superior irlandés contra ambas compañías.

“Es increíble que Google anuncie que bloqueará los engañosos anuncios de créditos rápidos, mientras ignora repetidamente las llamadas a bloquear los anuncios de eDreams/Opodo, que la Autoridad de Publicidad de Reino Unido ya ha declarado engañosos”, denuncia Kenny Jacobs, director de Marketing de Ryanair.

Y desde el gigante del bajo coste se carga directamente contra Google al vincular su desinterés por bloquear a eDreams sólo porque la redirección a las webs que simulan ser las de Ryanair engordan los ingresos del buscador.

La aerolínea denuncia que Google permite a eDreams/Opodo utilizar subdominios “engañosos” como www.Ryanair.eDreams.com y www.Ryanair.Opodo.com, así como las páginas que imitan ser la de Ryanair utilizando su marca, con “el objetivo de engañar al consumidor para que visiten las webs de eDreams y Opodo y que acaben reservando vuelos con tarifas infladas con comisiones escondidas, o con tarifas que simplemente no existen”.

“Creemos que Google no puede bloquear estos anuncios engañosos precisamente porque sirven para impulsar los ingresos de Google por publicidad engañando activamente a los clientes haciéndoles creer que están reservando vuelos en la web de Ryanair”, sentencia Jacobs. “Ya es hora de que Google deje de hablar con la boca pequeña y ponga fin a la publicidad engañosa, de la que tanto eDreams como Google se aprovechan”.