Egipto necesita energía. En medio de una fuerte crisis energética, el país de Oriente Medio licitará este año once bloques para la exploración petrolera. El principal objetivo de esta medida es poder afrontar y cubrir la demanda de energía.

El Gobierno egipcio ha anunciado que los once bloques destinados a a explotación petrolera van a ser ofertados a empresas internacionales. El Ministerio de Petróleo de Egipto ha señalado que estas licitaciones van a incluir cinco sectores en el Golfo de Suez y seis en el Desierto Occidental.

El ministro, Tarek al Mola, ha destacado esta oferta como parte de las estrategias del Estado para garantizar el suministro de energía. Además, Egipto pretende impulsar el desarrollo de nuevas infraestructuras con la presencia de empresas extranjeras.

La crisis energética de Egipto

Desde 2011 Egipto lo está pasando mal en materia energética. La inestabilidad política del país ha provocado la marcha de las inversiones extranjeras en los sectores del petróleo y del gas. Este hecho ha debilitado seriamente el sector energético egipcio, afectando al suministro.

Las autoridades egipcias ya pusieron en marcha medidas en enero de 2015 al firmar seis acuerdos para la exploración de crudo y gas en el oeste y noreste del país. Estos acuerdos, con una inversión de aproximadamente 238.371.400 euros, supusieron un importante balón de oxígeno para Egipto. A los de de 2015 se sumaban otros 36 firmados entre noviembre de 2013 y octubre de 2014 por un valor de casi 2.000 millones de euros. 

Otra buena noticia para la energía egipcia llegó en agosto de 2015, cuando la compañía de hidrocarburos italiana ENI comunicó el hallazgo de un yacimiento de gas en aguas de Egipto. Hasta la fecha, se considera el mayor descubrimiento del Mediterráneo.

Egipto, tradicional exportador de gas natural a Jordania e Israel, se ha convertido en los últimos cinco años en un importador de este combustible. La inestabilidad política y la amenaza terrorista lastran el sector energético de un país con numerosos recursos naturales.