Las grandes empresas españolas concentran en Delaware, un pequeño estado de EEUU que permite una exención fiscal casi total, cerca de la mitad de las 981 filiales offshore con las que sortean el pago de impuestos en España. ¿Por qué? Las ventajas son más que tentadoras.

Wilmington es una pequeña ciudad norteamericana. Apenas tiene 75.000 habitantes. Es pequeña, decimos, pero es la mayor del estado de Delaware, uno de los más pequeños –éste sí- y menos poblados de Estados Unidos. La ciudad pasó en el siglo XVII por manos de suecos, finlandeses, holandesas e ingleses en apenas tres décadas, y creció en los siglos posteriores gracias a la actividad comercial y, sobre todo, industrial (astilleros, automóviles, acerías…).

A medio camino casi exacto entre Washington y Nueva York, esa pequeña ciudad tan aparentemente anodina ya no es conocida por su industria, sino por ser la elegida por miles de grandes compañías internacionales para crear centenares de miles de sus filiales. Sí, centenares de miles.

Y entre las corporaciones que han puesto sus ojos en Wilmington y la han elegido como sede de sociedades subsidiarias también las hay españolas. De hecho, sólo las empresas del Ibex 35 cuentan con 417 en el estado de Delaware, con lo que el estado norteamericano concentra casi la mitad de las 891 filiales que las grandes empresas del Ibex español tienen paraísos fiscales, según sendos estudios de Oxfam Intermon y el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa con datos correspondientes a 2014.

Ibex, capital Wilmington

La inmensa mayoría de las empresas españolas de Delaware se concentran en Wilmington. Y la inmensa mayoría de éstas lo hacen compartiendo tan sólo dos mismos domicilios fiscales. En el 1209 de Orange Street tienen sede 194 filiales del Ibex 35 patrio y a apenas quince minutos en coche, en el 2711 de Centreville Road, la tienen otras 125 firmas más.

delaware ct corporation

El 1209 de Orange Street, en Wilmington (Delaware) donde comparten sede 194 filiales de empresas del Ibex 35. FOTO: Wikipedia.

La primera de estas direcciones es la sede, ésta sí formal, de una de las oficinas de CT Corporation. Y en el otro domicilio se ubica una sucursal de Corporation Service Company. Ambas sociedades son meros intermediarios en la creación de filiales offshore y son utilizadas por compañías de medio mundo para aprovecharse del desorbitadamente ventajoso régimen fiscal de Delaware.

Entre los grupos españoles que han contratado los servicios de ambas compañías para la creación de filiales offshore, encontramos que en Orange Street comparten domicilio fiscal 45 subsidiarias del banco Santander, 31 de Ferrovial o 29 de la también constructora ACS. Y los registros mercantiles muestran cómo en Centreville Road existen 44 filiales de la eléctrica Iberdrola u otras 23 de –otra vez- Santander.

No toda la actividad de las grandes empresas españolas en Delaware se desarrolla en estas dos direcciones. De hecho, Santander tiene en este estado 112 filiales; Iberdrola cuenta con 56; ACS, con 49; la casi quebrada Abengoa, con 36; BBVA, con 34; Ferrovial, con 32; Acciona con 23; Repsol, 15; Gamesa, con 12; Grifols, con 10… Y también están presentes Abertis (7), Arcelor (7), Amadeus (6), FCC (5), Mapfre (3) y disponen de una sola filial allí Gas Natural Fenosa, IAG –la matriz de Iberia-, Inditex, Indra y Mediaset.

El paraíso que ‘no’ lo es

Delaware no figura en ninguno de los listados oficiales de paraísos fiscales que manejan los distintos gobiernos, las instituciones de la UE o la OCDE. Pero empresas de medio mundo lo utilizan para ejecutar sus prácticas de ingeniería fiscal. Los atractivos: una exención casi total de impuestos para empresas extranjeras, facilidad extrema de creación de sociedades, sin exigencias sobre el registro de los titulares últimos de las compañías…

El régimen fiscal de Delaware del que se benefician las grandes empresas españolas reconoce una exención total de impuestos para las sociedades limitadas (LLC) controladas por extranjeros que tengan allí su sede, pero no ejecuten ninguna actividad comercial ni productiva. Y tampoco se paga impuestos por los ingresos generados por la propiedad intelectual, marcas patentes u otros activos intangibles que se registren en Delaware. En paralelo, no es obligatorio declarar el nombre de los propietarios reales de la compañía en los registros mercantiles del estado, así que se pueden usar abiertamente testaferros, ni tampoco tiene por qué desvelarse la identidad de los directivos.

Los registros mercantiles de Delaware funcionan las 24 horas. Y son centenares las empresas intermediarias que ofrecen sus servicios de creación de sociedades offshore y otros asesoramientos por apenas unos centenares de dólares, el pago de una franquicia anual de 250 dólares, y sin necesidad de mucho más que rellenar unos formularios vía online.

“Independientemente de donde viva, puede aprovechar todos los beneficios que le ofrece la creación de una LLC de Delaware. Delaware es la opción de más del 60% de todas las empresas listadas en Fortune 500 en los EEUU”, proclama la página web de una de esas sociedades intermediarias que, además, tiene reservado el dominio www.delawareLLC.com.

Entre las tentadoras razones con las que este tipo de firmas tratan de convencer a sus potenciales clientes de que Delaware es su mejor opción figuran listados tan elocuentes como éste:

  • No existen requisitos de residencia o ciudadanía para los miembros de las LLC de Delaware.
  • Los miembros de una LLC de Delaware pueden optar por presentar la documentación de creación de una sociedad en Delaware sin nombrar a los miembros en el Certificado de Formación para mantener la privacidad. Delaware NO exige que los miembros de una LLC divulguen sus identidades.
  • Delaware no impone ningún impuesto estatal sobre los ingresos a una LLC que no opere dentro del estado.
  • Al constituir su empresa en Delaware, el “domicilio” de la empresa pasa a ser Delaware y las “reglas de juego” son las impuestas por la Ley de sociedades de responsabilidad limitada de Delaware. Delaware es famosa por su jurisprudencia y su ley de LLC justa y flexible, a cargo del tribunal comercial más respetado del país, el Tribunal de Equidad de Delaware.
  • Las personas que constituyen una LLC de Delaware tienen una tremenda flexibilidad para determinar la estructura directiva y las normas organizativas de la empresa. Este concepto legal se denomina Libertad contractual. El “contrato” suele denominarse Acuerdo operativo o Acuerdo de LLC. Una vez firmado por todos los miembros, el acuerdo operativo es vinculante y será respaldado por los tribunales de Delaware.
  • Constituir una sociedad en Delaware es un proceso sencillo y sin complicaciones, y hacerlo en línea, por teléfono o por correo es fácil, rápido y económico. Puede llegar a requerir tan solo cinco minutos de su tiempo.
  • Cualquiera puede constituir una sociedad en Delaware sin siquiera poner un pie en el estado. La División de Sociedades de Delaware es la mejor del mundo para procesar rápidamente la creación de una sociedad, e incentiva a los empresarios de todo el país y de todo el mundo a constituir sus sociedades en Delaware.
  • La Cámara de Comercio de los EEUU eligió a Delaware como el primer sistema legal de los Estados Unidos.

Amén.

 

DÓNDE ESTÁN LAS 900 FILIALES DEL

IBEX EN PARAÍSOS FISCALES

paradise11

paradise2

Fuente: Oxfam Intermon y Observatorio de RSC.

 

IMAGEN: Flickr | Tim Green.