Una encuesta de Infojobs revela que no sólo los empleados consideran escaso el salario mínimo interprofesional actual, de 655,20 euros al mes: los directivos también creen que es una cantidad demasiado baja.

El sueldo básico debería situarse en 1.015,10 euros brutos de media, en opinión de las 585 empresas encuestadas, mientras que los ciudadanos creen que el salario mínimo debería llegar hasta los 1.029,80 euros. Así pues, ambas partes estiman necesario que los trabajadores sean por ley, como poco, mileuristas. Se trata, pues, de un objetivo más ambicioso que el de IU y Podemos, que contemplan un salario mínimo de 900 euros, tal y como se desprende de las primeras propuestas deslizadas en el acuerdo que han firmado esta semana ambas formaciones de izquierdas.

España comparte con Portugal, Grecia, Malta y Eslovenia el grupo 2 en cuanto a salario mínimo interprofesional; este conjunto de países se sitúa en una horquilla entre 500 y 999 euros, lejos de las principales potencias económicas europeas del grupo 3, con un límite de más de 1.000 euros al mes. España se queda con 12 pagas de 764,40 euros como mínimo, mientras que socios comunitarios como Reino Unido o Francia se quedan cerca de los 1.500 euros.

Jaume Gurt (Infojobs): “Nuestro salario mínimo interprofesional no está en la media que debería tener”

“Nuestro salario mínimo interprofesional no está en la media que debería tener”, ha asegurado el responsable de Infojobs, Jaume Gurt. “Nuestra economía debería estar en otro grupo”, ha añadido.

Pero los bajos sueldos se reparten de manera desigual. Según los datos recogidos por el portal de empleo, el 9% de los encuestados varones admiten cobrar menos de 1.000 euros al mes, frente a un 18,5% en el caso de las mujeres. La proporción femenina duplica a la masculina, lo que supone una severa discriminación. Además, los salarios por encima de los 1.500 euros suponen el 36,5% en el caso de las mujeres, frente al 53% en el caso de los hombres.

“Las mujeres son el futuro, las mujeres son quienes nos sacarán del sitio en el que estamos. Deberíamos apostar por ellas”, ha defendido Jaume Gurt. Su opinión la comparten instituciones como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), organismo que defiende una mayor inclusión de la mujer en el mercado laboral para ampliar la capacidad productiva de los países.

También hay diferencias salariales marcadas por franjas de edad. El 44% de los menores de 25 años reconocen cobrar menos de 1.000 euros al mes. “Los chicos jóvenes son los que más están sufriendo”, ha resumido Gurt, quien también ha destacado que en la franja de población entre 45 y 54 años de edad hay un 12% de empleados que ni siquiera llegan a mileuristas.

Y la cosa no mejora. Uno de cada cuatro trabajadores encuestados por Infojobs afirma que su sueldo ha bajado en los últimos 2 años; sólo el 21,5% admiten que han recibido un aumento, frente al 54% que dicen que su situación no ha cambiado.

Otra cosa es que la marcha de la economía permita una subida del salario mínimo.

Creación de empleo

La coordinadora del informe de Infojobs y Esade sobre el estado del mercado laboral español, Neus Margallo, ha destacado que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estado lanzando “mensajes contradictorios” sobre los salarios y la economía española.

A principios de año, el organismo recomendó contención en los sueldos para paliar el déficit. No obstante, el mismo FMI se desdijo a finales del pasado ejercicio cuando alertó de que la moderación salarial “podría poner en peligro el crecimiento del país si no se acompañaba de reformas estructurales y políticas expansivas”.

Más allá de los sueldos, la creación de puestos de trabajo es también un problema significativo. Principalmente, como han resaltado los responsables de Infojobs, porque el mercado laboral tiende a reaccionar de manera más acelerada cuando la economía baja que cuando sube, por lo que las caídas del PIB conllevan bruscos descensos en el empleo mientras que el crecimiento económico tarda más en trasladarse al trabajo.

Las caídas del PIB tardan menos en transmitirse al mercado laboral español que las subidas

El profesor de Esade Carlos Obeso ha puesto en duda que España pueda alcanzar los 20 millones de empleos en 2019, como prevé el Gobierno, y se ha decantado más bien por los datos que apuntan al año 2025 como horizonte para alcanzar estos niveles, con los que se volvería a las cifras de 2007.

A las dudas que arrastra la economía española desde la crisis se le suma la incertidumbre política tras las últimas elecciones. Esta circunstancia “al final afecta a las empresas” y ralentiza las inversiones, tal y como ha reconocido Jaume Gurt, quien ha apuntado que la actividad de las empresas en Infojobs ha descendido desde las últimas elecciones de Cataluña del 27 de septiembre.

Datos de la plataforma

Pese a la impasse político, Infojobs registró el año pasado un 27% más de vacantes que en 2014, hasta superar los 1,6 millones de plazas. Eso sí, el crecimiento se está ralentizando, han explicado desde el portal, ya que en el último cuatrimestre el ritmo de crecimiento se quedó en el 18%. Por su parte, el numero de demandantes de empleo creció un 14% hasta superar los 2,7 millones de usuarios.

En el pasado ejercicio se vivió un cambio de tendencia, dado que el porcentaje de contratos indefinidos creció hasta quedarse en un 31% sobre el total, frente al 26% de 2014.

Infojobs registró 2,7 millones de demandantes de empleo en 2015

El sector que más nuevas vacantes aportó al total fue el de informática y telecomunicaciones, con 92.085 plazas abiertas más que en 2014; este segmento es el segundo que más ofertas de empleo tiene registradas en Infojobs, el 18,86% del total. También es el sector en el que menos competencia hay, con 14 inscritos por vacante. Dentro de esta actividad, el perfil emergente que ha experimentado un crecimiento más rápido es el de programador de aplicaciones para móviles.

Las ofertas de trabajo con un salario bruto mayor en 2015 fueron las de director de proyectos de ingeniería, odontólogo y director de informática, con 70.956, 54.748 y 53.396 euros, respectivamente. A algunos ya les está llegando el crecimiento del PIB.

Foto: Flickr – Images Money