Gas Natural prevé una inversión neta acumulada de 14.000 millones de euros hasta 2020 centrado en el negocio de redes gasistas y eléctricas y en nuevos proyectos renovables, según la Visión Estratégica 2016-2020 remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Por negocios, la mayor partida se irá a Redes con 7.200 millones: 5.100 millones en gas y 2.100 millones en electricidad. Por ámbitos geográficos, Latinoamérica concentrará el 57 % de esta cifra, frente al 43 % de Europa.

La segunda partida más relevante, 4.500 millones de euros, irá a proyectos de Generación con la instalación de unos 3.500 megavatios (MW), fundamentalmente capacidad renovable en España y en el exterior -unos 2.500 MW- a los que se sumarán algunos proyectos de ciclo combinados. A estas cifras se añaden 1.600 millones de inversión en otros proyectos gasistas y 700.000 euros en mejorar servicios.

Beneficio de 1.800 millones

En cuanto a objetivos de negocio, el grupo prevé superar los 1.800 millones de beneficio neto en 2020 con una tasa media de crecimiento del 4 %. El grupo cerró 2015 con un beneficio neto de 1.500 millones, por lo que el incremento acumulado sería del 20 %.

En el beneficio operativo bruto o ebitda señala a una tasa media acumulada de crecimiento del 3 % hasta alcanzar los 6.000 millones en 2020, frente a los 5.300 millones con los que cerró 2015, lo que supondría un 13 % más. A mitad de camino, la compañía apunta objetivos de beneficio y ebitda para 2018 en 1.600 millones y 5.400 millones, respectivamente.

Mejorar aún más el dividendo

El consejo de Gas Natural acaba de aprobar una nueva política de dividendo hasta 2018, que garantiza un pay-out del 70% y al menos un euro por acción de retribución cada año. Según la nueva hoja de ruta, la compañía parece dispuesta no sólo mantener esta nueva política retributiva sino incluso mejorarla hasta 2020.

Según el nuevo plan estratégico, Gas Natural Fenosa pretende destinar en los próximos cinco años 7.000 millones a retribuir a sus accionistas, con lo que se superaría en los dos últimos años del periodo el euro por acción previsto hasta ahora.

En cuanto al endeudamiento, la previsión de la multinacional apunta a finalizar el período 2016-2020 con una deuda neta de 15.600 millones. El plan también incluye nuevas medidas de eficiencias por 220 millones hasta 2018, y el estudio “de otras adicionales para el período 2019-2020 que podrían acelerarse”.

Recorte del beneficio trimestral

Gas Natural Fenosa ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio de 329 millones de euros, lo que supone un 18,6 % menos que en el mismo período del año anterior, debido al entorno energético y macroeconómico, marcado por la caída del precio de las materias primas. La compañía ha asegurado que, en términos ajustados, el beneficio se ha recortado un 8,7 % respecto al año pasado, aunque confía que el entorno energético mejorará en la segunda parte del año.

En cuanto al beneficio bruto de explotación o Ebitda, sumó 1.216 millones, un 9,85 % menos, aunque la compañía ha precisado que, en términos ajustados, el descenso fue solo del 3,4 %. Pese a este “exigente” entorno energético y económico, Gas Natural ha resaltado que las actividades reguladas o prácticamente reguladas aportan el 69 % del beneficio bruto de explotación.

Por distribución geográfica del negocio, España generó el 56,8 % del Ebitda y las actividades internacionales el 43,1 % restante, si bien el beneficio bruto de explotación del extranjero cayó un 20,2 % en comparación al mismo período del año anterior. Las inversiones del trimestre fueron de 266 millones de euros, un 6,4 % más y se centraron especialmente en los negocios de distribución de gas y electricidad en España.