Tras cuatro años de caídas, las exportaciones catalanas a otras regiones españolas crecieron un 0,7% en 2015. El superávit del comercio el resto del país compensa el déficit internacional y salva de nuevo la balanza de Cataluña de los números rojos.

Más por la crisis que por efecto del desafío independentista, las ventas de Cataluña al resto de España habían acumulado cuatro años consecutivos de caídas entre 2011 y 2014. Y el año pasado, cuando se constituyó un Govern de coalición independentista y cuando se alumbró los primers pasos de la anunciada desconexión legal respecto a España, el comercio de Cataluña hacia el resto de comunidades volvió a crecer.

Cataluña volvió a ser en 2015 la región que más exporta al resto de España. Las ventas comerciales desde Cataluña a otras regionales alcanzaron los 38.647 millones de euros, lo que supone un leve incremento del 0,7%, según se recoge en el último informe sobre comercio interregional que elabora el Centro de Predicción Económica (Ceprede) [Ver aquí el informe completo].

Se trata del primer incremento de las exportaciones catalanas el resto del país desde 2010. Ese año las ventas alcanzaron los 41.813 millones de euros, y desde entonces se venían acumulando continuos recortes con 41.744 millones en 2011; 39.953 millones en 2102; 38.445 millones en 2013; y 38.376 millones en 2014, según la serie histórica del archivo de Ceprede.

cataluña exportaciones

Fuente: Ceprede / Proyecto C-Intereg.

La actividad de Cataluña dentro de España no se queda en esos casi 38.650 millones. Esa cifra sólo incluye el comercio con otras regiones españolas, a la que habría que sumarle además el volumen de ventas realizadas dentro de la propia comunidad. El comercio interior en Cataluña superó los 32.952 millones de euros el año pasado, con un incremento del 2,1%. En total, la actividad comercial dentro de España alcanzó así el año pasado los 71.600 millones de euros.

Superávit con España, déficit con el mundo

Cataluña consiguió en 2010 que sus ventas al resto del mundo superaran a las realizadas a otras comunidades españolas. Un hito que se ha instalado desde entonces en el argumentario de los independentistas para ensalzar una economía abierta al mundo y su capacidad para soltar amarras con España.

Ahora el peso de las exportaciones internacionales es mucho mayor en relación a las ventas al resto de España. El año pasado las ventas al resto del mundo alcanzaron los 63.839 millones de euros, con un consistente incremento del 5,9% y muy por encima de los 38.648 millones del comercio interregional.

Sin embargo, la salud de la balanza comercial de Cataluña sigue dependiendo enteramente de sus ventas al resto de España. El comercio de bienes con otras comunidades registró un saldo positivo de 15.241 millones de euros en 2015, mientras que el saldo entre exportaciones e importaciones internacionales sufrió un déficit de 12.198 millones. Esto es, fueron las ventas a España la que salvaron la balanza comercial catalana de entrar en números rojos… una vez más. Y es que el tándem superávit interior – déficit exterior es una constante en las cuentas catalanas.

IMAGEN: Flickr | Óscar Miño Peralta.