Hace cinco años la localidad murciana de Lorca pasaba a ocupar todas las portadas e informativos. A las 18:47 hora local del 11 de mayo de 2011, un terremoto de 5,1 grados en la escala Richter sacudía todo el municipio provocando nueve muertos, alrededor de 325 heridos y graves daños en las infraestructuras.

Quién no recuerda este vídeo del reportero de España Directo que casi fue sepultado por el campanario de Lorca.

A pesar de los destrozos y del terrible daño que le ocasionó a Lorca, este terremoto está lejos de ser uno de los más fuertes de las últimas décadas. A partir de los seis grados en la escala Richter, se considera que los terremotos ya tienen una capacidad destructiva muy alta.

Pues bien, de todos los terremotos que se han registrado solo cinco han conseguido alcanzar o superar el nueve en la escala Richter. Vamos a repasar estos seísmos recogidos por Muy Historia, los más intensos desde que se tienen registros.

Kamchatka, Rusia (1952)

Este fue el primero de todos. El 4 de noviembre de 1952 Kamchatka (Siberia) y las Islas Kuriles sufrieron un terremoto de magnitud 9.0 grados ocasionado por un choque de falla inversa entre la placa Pacífica y la Norteamericana. El resultado fue un enorme tsunami que afectó a regiones tan dispares como Hawai, Alaska, Chile, Japón y Nueva Zelanda.

Los daños materiales se aproximaron al millón de dólares y alrededor de 2.360 personas perdieron la vida.

Valdivia, Chile (1960)


Casi 15 minutos de seísmo sacudieron el sur de Chile el 22 de mayo de 1960 dos minutos después de las seis de la mañana. El terremoto de Valdivia, con 9,5 grados, es el más intenso del que se tiene registro en toda la historia. Todo el cono sur de América pudo sentir el temblor. Valdivia se hundió cuatro metros bajo el nivel del mar y el volcán Puyehue, situado a 200 km del epicentro, entró en erupción.

1.655 muertos, 3.000 personas heridas y dos millones de habitantes sin hogar fueron las cifras que dejó este devastador terremoto, que además provocó un maremoto que se extendió por el Pacífico y que incluso llegó a las costas de Filipinas, Hawai, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Japón ocasionando graves desperfectos.

Alaska, Estados Unidos (1964)

“El gran terremoto de Alaska” es el mayor registrado jamás en América del Norte. El 27 de marzo de 1964 un temblor de 9,2 grados en la escala Richter sacudía Alaska. El suelo se levantó 11,5 metros en una superficie de 520.000 kilómetros cuadrados. Es más, en la isla mexicana de Montague el suelo llegó a ascender 15 metros. En algunas zonas, la presión ejercida sobre el suelo generó enormes corrimientos de tierra que arrasaron zonas habitadas.

Una vez más, el terremoto provocó un tsunami que barrió las costas con olas superiores a los cinco metros de altura. Sin embargo, el número de víctimas se estima en 139, quedando muy por detrás de otros seísmos similares.

Indonesia (Sumatra – Andamán) (2004)

Junto con el de Japón de 2011, es el más mediático de los últimos años. La costa oeste de Sumatra se convertía el 26 de diciembre de 2004 en el epicentro de un terremoto de 9,1 grados que sacudiría todo el Océano Índico: catorce países del sur de Asia y de África sufrieron las consecuencias. Durante los casi diez segundos que duró, se calcula que el planeta vibró al menos un centímetro.

Las cifras son inexactas, pero todas apuntan a que alrededor de 229.000 personas perdieron la vida o desaparecieron en la catástrofe. Las nuevas tecnologías permitieron que muchas personas grabaran el tsunami en tiempo real, lo que despertó un enorme interés mediático por los hechos. El maremoto de Indonesia llegó al cine en 2012 con la película Lo imposible, de J.A. Bayona.

Japón (2011)

Este es el más reciente de los terremotos que han superado la magnitud 9 en la escala Richter. Después de sufrir un seísmo de magnitud 9,1 Japón se desplazó más de dos metros sobre la corteza terrestre y el eje de la Tierra se movió 10 centímetros. Casi nada.

Pero lo peor fue el tsunami. Arrasó las costas japonesas y alcanzó las de  Rusia, Taiwán, Islas Midway, Hawái, Oregón, California y México. La cifra de muertos y desaparecidos se eleva a 18.500. En Ecuador, Perú y Chile tuvieron que ser evacuadas algunas zonas costeras ante el riesgo de que las olas llegaran. Y menos mal que lo hicieron: en las localidades chilenas de Dichato, Constitución y Coliuma el agua llegó 100 metros tierra adentro.

Y por si fuera poco, Fukushima. El tsunami provocó una serie de explosiones en los reactores de la central que llevaron al país nipón al borde de una catástrofe nuclear. El terremoto de Japón también ha sido uno de las más mediáticos de los últimos años debido a su alcance y a la profusión de vídeos grabados por los japoneses, que veían como el mar se tragaba sus ciudades.